Blog

Amor por el Planeta, ser parte de un todo

La RAE define al amor como un sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser. Puede que muchos consideren a la Real Academia Española como una anticuada institución, pero en este caso a mí me parece una hermosa definición de la palabra. Lo que entendemos a partir de aquí es que nos reconocemos vulnerables y entendemos nuestra necesidad de otro(s) ser(er); dejando de lado el egoísmo y entendiéndose como parte de un todo. 

Más importante me parece destacar lo último de esta definición: la palabra ser. Esto significa que el amor no se limita a nuestra pareja y seres queridos. El amor parte de nosotros, a nuestros seres inmediatos -incluidos animales-, alcanza a nuestra sociedad y puede debe incluir al Planeta. Es este sentimiento el que nos lleva a buscar crear comunidad, y en conjunto actuar por el bien de todos, no sólo de nosotros mismos.

Para celebrar este 14 de febrero decidimos preguntarle a diferentes personas cómo viven sus relaciones amorosas con su círculo cercano y a su vez, su amor por el Planeta

Y tú, ¿cómo accionas tu amor por el Planeta? 

Carlos y Marco

Esta pareja se conoció hace 10 años en un retiro espiritual, ambos son de San Luis Potosí y actualmente viven en Ciudad de México con dos gatitas que adoptaron: Soja y Miso. La decisión por llevar un estilo de vida más responsable empezó en los dos, con el objetivo de ahorrar dinero pero también costarle menos al Planeta. 

Carlos y Marco llevan una alimentación basada en plantas, todos los productos de su dieta se compran en negocios locales y mercados, evitando el plástico de un sólo uso. En la cocina elaboran su propia leche vegetal, crema de cacahuate y mermeladas. Los desechos orgánicos que se generan los procesan con Hagamos Composta. 

La reducción de empaques no sólo incluye su despensa, también los productos de higiene personal los adquieren en I Care, por ejemplo: champú en barra, desodorante en vidrio y pasta de dientes en pastillas. Todo esto libre de crueldad animal. Los productos de limpieza para el hogar son de Refillea. 

El amor para nosotros es trabajo en equipo, es un motor que te impulsa a ser mejor cada día para ti y para los seres que amas. El amor también es complicidad, paciencia, crecimiento, respeto y seguridad. Amor es un canal por el cual todo fluye mejor y en armonía.

Familia Aguilar Hernández 

Patricia y Alejandro se conocieron hace siete años por amigos en común, desde entonces la familia se multiplicó con la llegada de Luciano, Lázaro y un bebé mas en camino. Ellos viven en Guadalajara, se diagnosticó a Luciano con autismo casi al cumplir dos años, lo que ocasionó que su dieta se tuviera que modificar. Lázaro también presentó complicaciones para producir una enzima que le ayuda a procesar la leche y se tuvieron que buscar opciones para su temprana alimentación. 

Patricia se dedica de lleno al hogar y aprovechó el cambio de dieta para buscar alternativas más sostenibles. Si bien desde el principio de su matrimonio dejaron el uso de artículos plásticos desechables, ahora aprovecha para comprar cereales, granos y semillas a granel. Estos le llegan en bolsas de papel a su hogar y ella rellena sus frascos para poder regresar las bolsas. También consumen pan de masa madre que compran a una persona que vive cerca de su casa. 

Su hogar cuenta con un jardín, el cual Alejandro cuida detalladamente y aprovecha para enseñar a Luciano sobre el amor por el Planeta. Luciano disfruta de pasar largos ratos mirando las plantas, regandolas con su papá y cuidando del jardín. 

Para mí, el amor es todo: una emoción, un sentimiento; pero también una actitud.

Maria Fernanda y Maya

Maria Fernanda es la directora de nuestro medio, por lo cual no es de extrañar que sea una apasionada -y experta- de la sustentabilidad. Decidió pasar un mes en Mérida durante la pandemia y se enamoró del estilo de vida, así que decidió mudar su residencia a la ciudad del sur. Antes de partir, una amiga le comentó que los perros de una conocida habían tenido cachorros y les estaban buscando casa. Maria Fernanda decidió que quería que Maya fuera parte de su vida en esta nueva etapa. 

Ambas disfrutan de dar paseos en la playa y recolectar basura en sus caminatas. Maya ama el mar por lo que no es un sacrificio para ella acompañar a Maria Fernanda. MaFer ya cuenta con medidas en su día a día que le permiten reducir sus desechos y realizar un consumo consciente y responsable. Maya se sumó a estos esfuerzos con alimentos de ingredientes naturales, una cama rellena de PET reciclado y juguetes supra-reciclados. 

Para mí, el amor es una conexión. Algo que no se puede explicar con palabras sino con un sentimiento. Es dedicarle cariño, tiempo y empatía a algo, ya sea una persona, una mascota, causa. Es un compromiso y una decisión de entregar un pedacito de ti y aceptar un pedacito de el otro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: