Blog

Año Nuevo sustentable, despedir el 2020 de la mejor manera

El año está por culminar y la última celebración del año es de las más importantes. Nos reunimos con amigos o familia para despedir el año viejo y celebrar el Año Nuevo lleno de energía y buenos deseos. Algunos optan por algo más tradicional en casa y otros emprenden un viaje con amigos. 

Sea cual sea la decisión que tomes, si ya estás en el camino de emprender una vida más responsable esta no debe ser la excepción. Con base a los hábitos que detectamos son comunes durante la fecha, te damos tres recomendaciones para recibir el Año Nuevo de manera responsable. 

Consumo de carne

Si bien el 2020 registró un consumo de carne roja mucho menor al de los últimos diez años, la víspera de Navidad y Año Nuevo siempre tiende a incrementar la ingesta de este tipo de carne. Opta por al menos un platillo vegano más allá de las ensaladas. 

Piensa en qué es lo común que ves en tu cena de Año Nuevo. Lo tradicional es pavo o pierna, tal vez carne asada en algunas regiones del norte o platillos más tradicionales como los tamales o el pozole. Aventúrate este año y si participas en la elección de la cena, propón algo sin carne. Revisa las recetas que publicamos mes con mes para encontrar alguna que te guste. 

Decoración en la mesa

Como lo mencionamos en una nota anterior, los desechos aumentan hasta un 25% durante el mes de diciembre en lugares como la Ciudad de México. Evita los desechos, motiva a tu familia a reducir el uso de desechables, si das regalos busca envolturas sostenibles y viste tu mesa de manera responsable. 

Las pequeñas acciones hacen una gran diferencia. Ofrécete para lavar los trastes si es que la cena es en casa, eso evitará el uso de desechables. Decora la mesa con cosas que ya tengas u ornamentos naturales que posteriormente puedan ser compostados. Opta también por elementos que puedan guardarse para usarse en otras ocasiones.  

Fuegos pirotécnicos 

El momento cumbre de la noche inicia cuando el reloj se acerca a la media noche. Mientras los besos y abrazos suceden, los fuegos pirotécnicos inundan la noche. Durante algunos minutos el ruido y los colores atrapan nuestra atención y anuncian la llegada de un nuevo año. Sí, para muchos es un espectáculo hermoso, pero la contaminación y el daño a ciertos grupos de la población es considerable. 

Para empezar es importante hablar de la composición química de los fuegos artificiales. Podemos enlistar: mixtura de nitratos, sulfatos y percloratos en fórmulas de sodio, cobre, estroncio, litio, antimonio, magnesio y aluminio, sin olvidar el bario, de isótopos radiactivos. Al estallar en el aire todos estos elementos ocasionan un aumento en las partículas suspendidas; lo cual está comprobado puede tener repercusiones directas en la salud. 

Si los fuegos artificiales suceden cerca de cuerpos de agua, dichos componentes químicos podrían afectarles y dañar la fauna que en ellos se encuentre. Y continuando con el daño a la fauna, la contaminación auditiva altera de manera significativa a los perros. Pero no sólo a los animales; en nosotros los humanos, los bebés, niños y personas con autismo pasan por estresantes momentos durante la pirotecnia. 

Creo que no necesitamos más puntos para entender lo importante que es evitar esta práctica. Pero, si los necesitamos, podríamos también hablar del riesgo que implica para sus fabricantes el producir fuegos artificiales. Afortunadamente la tecnología nos ofrece alternativas como los espectáculos sincronizados de drones. Este espectáculo se hace cada vez más recurrente en celebraciones alrededor del mundo, lo que ayuda a disminuir la contaminación causada por los fuegos artificiales. 

A %d blogueros les gusta esto: