Blog

Ciudades Nómadas, ¿El futuro de las ciudades es sostenible? 

Compartir:

Las mudanzas; sinónimo de cambios y rupturas, emocionales y de rutina, de manera temporal o permanente. Nos enfrentamos a una nueva cotidianidad, donde lo novedoso no siempre resulta convincente a primera vista.

Pasan los días y el cambio empieza a resultar alentador, sin previo aviso, un nuevo comienzo nos resulta cada vez más convincente e incluso cada vez más necesario, nos damos cuenta de nuestra incapacidad de quedarnos quietos ante una situación o lugar en el que ya no nos hallamos.

Es exactamente lo mismo que está pasando con algunas ciudades, ya no se hallan y aspiran a nuevos terrenos.

Un proyecto ambicioso

Era 1960, cuando Brasilia se presentaba al mundo como la nueva capital de los brasileños, nacida de un pensamiento estratégico, en plena meseta central; políticamente pensada cómo símbolo de unidad nacional y con el interés de estimular el crecimiento poblacional que hasta entonces se concentraba en la costa.

Brasilia lograba representar para ese entonces algo bastante futurista y utópico; un espacio en movimiento claro que es algo novedoso.

Ciudades nómadas; donde ya no son los hombres quienes las representan, si no, la misma tierra.

Y es bajo este tipo de pensamiento con el que las ciudades fuera de Brasil también buscan reiniciarse simbólica y físicamente; buscan alcanzar esa mejor realidad posible, esa mejor versión de sí mismas, o, mejor dicho, una un poco más amigable con el medio ambiente.

Una propuesta realista y sustentable

Algo más funcional. Es lo que buscan países como Egipto, que ha decidido, es momento de mudar su capital y encontrar un mejor hogar a sus instituciones gubernamentales con motivo de aliviar la congestión; super población y contingencia ambiental.

El Cairo es actualmente una mega urbe de casi 20 millones de habitantes, y que se espera que llegue a los 40 en 2050. Para prevenir su colapso, está construyendo una nueva ciudad; La Nueva Capital Administrativa.

Una ciudad nómada construida para ser concebida como un monumento que guarde su espíritu de capital.

Dicho proyecto, que al igual que Brasilia, empezó siendo una ambiciosa utopía en 2017, hoy ya es bastante tangible.

Brasilia, Brasil.

De las ciudades con peor calidad del aire, el Cairo, nos muestra cómo es que durante su reestructuración/mudanza contará con carreteras inteligentes en su nuevo terreno que logra extenderse un aproximado de 730 kilómetros cuadrados en medio del desierto.

Rediseñando y replanteando

De triángulos sagrados y pirámides ya mejor ni hablamos…

Con un diseño novedoso en forma de radios y círculos, desde el parlamento, palacio residencial, hasta los ministerios, embajadas, y también los 12 metros cuadrados de espacios verdes por habitante; toda la ciudad está planificada para poder ampliar el futuro a medida que la gente se mude.

Diseño cíclico, que parece recordarnos justamente eso; la vida son ciclos, nacer y morir, la naturaleza que se regenera, el tiempo, que nos hace volver al pasado para atestiguar los intentos del ser humano por querer diseñar y rediseñar, hacer y deshacer, querer empezar de cero, hacer las cosas mejor que en el pasado, hasta llegar de vuelta al presente.

Las cuidades nómadas son el reflejo de ello; la historia del ser humano y sus ganas de hacer las cosas mejor.

En los últimos 60 años, países como Kazajistán, Myanmar, Costa de Marfil y Nigeria mudaron su capital. De todas, solo la nueva capital de Kazajistán, Astaná, logró hacerse con una población equivalente al 50 por ciento de la vieja capital, mientras que el resto apenas alcanzó un 25 por ciento de la ex capital.

¿Será que esta ocasión es distinto? ¿mejor que en el pasado?

Si bien es cierto que muchas veces, como especie, tenemos tendencia a repetir ciertos patrones en nuestra conducta; una vez que los reconocemos, es más fácil tomar las acciones correspondientes para romper con ellos.

En la actualidad, no sólo es Egipto quien busca desmarcarse de esa lista de ciudades nómadas que no alcanzaron su mejor versión.

Indonesia

Indonesia también ha puesto en marcha su proyecto de renovación, buscando trasladar su capital y población al centro de la isla por el riesgo ante inundaciones, vale mencionar que su capital actual se hunde un aproximado de 25 centímetros por año.

Indonesia aspira tener una ciudad inteligente como capital, y para ello planifica distintas estrategias que encausen a una economía ecológica y aires libres de contaminantes; verdadero reto para una ciudad en la que sus habitantes utilizan la motocicleta como uno de sus principales medios de transporte.

Parte de la estrategia de urbanismo sostenible que indonesia planea poner en marcha, es creando un programa de comercio de carbono para ayudar al país a alcanzar sus objetivos climáticos y de igual forma ponerle fin a la desigualdad que a pesar de sus esfuerzos actuales por combatirla aún es perceptible.

Siendo la cuarta cuidad más contaminada del mundo y estando en el décimo lugar en ranking de las economías más grandes del mismo, indonesia parece estar direccionada a un prometedor, novedoso y verde futuro. Lo que nos deja a la expectativa…

¿Será este el futuro para el resto de las ciudades? ¿nomadismo sustentable cómo siguiente escalón evolutivo de nuestra especie?

Cairo, Egipto

Por lo menos es lo que Egipto e Indonesia podrían estar representando; esa nueva cotidianidad a la que muchos huyen y otros cuantos encuentran atractiva más allá de necesaria. A fin de cuentas, nadie dijo que sería fácil una mudanza

Forma parte de
nuestra comunidad
Suscríbete a nuestro newsletter para seguir aprendiendo cómo ser un ambientalista día a día.
Siempre respetamos tu privacidad.