Blog

¿Cómo se hace un mezcal sostenible?


Mezcal Cicatriz produce mezcal de manera responsable en Pilcaya, Guerrero; apoyando a la economía local y el medio ambiente.


Una de las principales ventajas de la producción de bebidas en México, es la cercanía que tienen a procesos artesanales. Esto hace que algunos destilados nacionales como el tequila, sotol, bacanora, pox y mezcal tengan la oportunidad de regresar a técnicas tradicionales que los lleven a procesos sustentables. Mezcal Cicatriz es un claro ejemplo de productores preocupados por la sociedad y el medio ambiente. 

La historia de Cicatriz se remonta a 1875, cuando la familia Figueroa inició su producción en Pilcaya, Guerrero. Desde entonces su principal objetivo es el de sólo dejar marcas positivas en la denominación, sus colaboradores y el medio ambiente. Este mezcal se elabora 100% a mano, en producciones limitadas y siguiendo procesos orgánicos y sustentables. 

Por medio de sus dos etiquetas, espadín y cupreata, busca transformar la calidad de vida de los agricultores y productores de su estado.

Para el espadín, los agaves para producir esta variedad provienen de los cerros de Atenango del Río, Guerrero. Sus agaves alcanzan la maduración ideal entre los seis o nueve años de vida. El resultado es un líquido terso, con ahumado medio y sabores delicados a cítricos, frutos secos y notas herbáceas. En el caso del cupreata, los agaves se cosechan en las montañas de Pilcaya; donde el clima es húmedo y el terreno abrupto. El resultado es un líquido complejo con ahumado ligero y terso al gusto. Su sabor es más floral y minerales. 

Pero en cuanto a sus procesos de sustentabilidad, podemos empezar hablando de sus cultivos. En el tiempo de vida del agave no se interviene de manera química, en los terrenos donde crece se planta flora nativa como Huaje, Tepehuaje, Huamúchil y Cedro Enebro; lo que regresa nutrientes a la tierra los cuales son aprovechados por los agaves. 

El agua que se emplea desde el riego hasta los procesos de destilación, proviene de manantial y se racionaliza para su uso responsable. Para las etapas de la destilación que necesitan calor, se emplea madera de recolección, lo que evita el talado de árboles. 

En la elaboración de Mezcal Cicatriz, desde los semilleros hasta el embotellado, participan agricultores y productores de la región. Esto significa un beneficio económico para 20 familias que directamente colaboran con la marca. El emplear a gente del estado en los cultivos y procesos de fabricación, aporta al crecimiento de la economía local. 

De esta manera Mezcal Cicatriz produce espadín y cupreata de alta calidad, mientras respeta y contribuye al medio ambiente y apoya la economía local. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: