Blog

8 consejos sencillos para empezar a ser ambientalista

Si eres parte de la familia Luv.it desde hace un rato ya esto va a sonar cómo disco rayado, pero si eres nuevx, en esta revista estamos convencidos de que todos podemos y debemos ser ambientalistas. La idea de que solo los expertos pueden hacer un cambio positivo es cosa del pasado. Ser consciente es cool. Amar al Planeta y accionar tu curiosidad es sexy. Ser pasivo y poner excusas ya no es opción. Con tanta información, talleres, conferencias, tutoriales, Youtube y San Google, ser ambientalista nunca ha sido más sencillo. Así que como decían en un anuncio que todo millenial recordará, ¿tienes valor, o te vale?

Muchas veces tenemos las ganas pero no sabemos ni por donde comenzar. Dejar de usar bolsas de plástico, explorando innumerables bazares de segunda mano, o empezando tu primer huerto urbano. Sea lo que sea, todo es parte de un cambio colectivo que suma a la transformación de perspectiva y hábitos hacia un mundo en sincronía con la naturaleza. ¿Porqué destruimos lo que nos da vida? La respuesta es simple. No nos vemos como parte del Planeta, nos sentimos dueños de el.

Empezar a ser un ambientalista es mucho más fácil de lo que pensamos. Basta con hacer pequeños cambios en nuestro día a día y abrir la mente a nuevas alternativas. Siempre recordando que no es necesario ser perfecto. Si nos esperamos a la perfección nunca vamos a lograr un cambio. Empieza con lo que tienes, en donde estás y con quien eres. Pero empieza. Aquí te dejamos 10 consejos sencillos para empezar tu aventura como un activista ambiental.

Empieza a tener una dieta en base de plantas

Cuando se trata de dietas vegetarianas y veganas, las opiniones pueden ser muy polares. Pero cada vez hay más información sobre el impacto tan grande que causa el exceso de demanda y sobreproducción de productos animales. Tan sólo un kilo de carne necesita 15,000 litros de agua para producirse. Se estima que para el 2050 el proveer de carne a la población mundial significará la deforestación de la mayoría de los bosques para dedicarlos a tierra de pastoreo. La carne y los lácteos representan alrededor del 14,5% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).Y ¿cómo no mencionar el impactante documental Seaspiracy que desenmascara tantas problemáticas socio-ambientales de la pesca industrial? Mientras la respuesta no es tan simple como decir, dejemos de consumir productos animales por completo, si es cierto que uno de los cambios que tienen el mayor impacto ambiental es reducir su consumo.

Separa tu basura

Si lo vemos desde lejos, el problema que tenemos con la basura es inmanejable. Son toneladas y toneladas de plásticos, microplásticos y residuos orgánicos, químicos en el agua y en el aire; y hasta basura espacial que ya está afectando a los satélites. Al día, solamente en la ciudad de México se generan al rededor de 13 mil toneladas de basura. En la naturaleza no existen desperdicios, nosotros solos hemos creado esta epidemia que al final de cuentas esta resultando en un auto envenenamiento y la destrucción del único lugar que podemos llamar hogar. Desde tu trinchera puedes empezar por reducir toda la basura que puedas, reutilizar lo que todavía pueda tener una segunda vida, y reciclar de manera responsable lo que quede. Te reto a juntar toda la basura que generas en un día en tu escritorio o en tu cama para que visualices lo que una sola persona genera en tan poco tiempo.

Desconecta los electrónicos que no uses..si también tu cargador

Suena como algo demasiado simple, pero una acción tan chica tiene un gran impacto en el medio ambiente. Desconecta TODO lo que no estés usando en el momento. Tus electrodomésticos, tus cargadores, tus accesorios electrónicos y apaga las luces que no sean necesarias. La producción de energía es altamente dañina para el Planeta ya que tradicionalmente se queman carbón o petróleo para crear calor que a su vez se utiliza para generar vapor para impulsar turbinas que generan electricidad. Este proceso es uno de los mayores generadores de gases de efecto invernadero y contaminación del aire. En 2018, 8,7 millones de personas murieron prematuramente como resultado de la contaminación del aire por combustibles fósiles.

Reintegra tu basura orgánica a la naturaleza

Aproximadamente el 50% de la basura que generamos es orgánica. Al simplemente reintegrar esos nutrientes a la tierra, estás disminuyendo tu impacto a la mitad. Hacer composta casera no es para todos, pero esto ya no es problema. Existen proyectos increíbles que te ayudan a lograrlo. Solo tienes que separar tus residuos y entregarlos en una cubeta para apoyar a estas iniciativas y volverte parte de su comunidad. Así de fácil.

El cuidado es todo, lava con agua fria y deja de usar la secadora

Se estima que una prenda puede llegar a liberar hasta 700 mil partículas de microplásticos al momento de lavado. Es importante que no solo tengas hábitos de consumo responsable, si no también de cuidado consciente. Leer las etiquetas es el primer paso. Separa la ropa con compuestos sintéticos y lavarla con eco-gadgets como las bolsas o las bolas que atrapan micro partículas de plástico. Lava tu ropa con agua fria. Esto no solo toma menos energía pero también ayuda a conservar la calidad de tu textil por más tiempo. Trata de olvidarte de la secadora y mejor seca tu ropa al sol. Evitas que se encojan, rasguen y que mantengan su composición original. Si cuidas mejor tus prendas, las puedes usar más tiempo y desechas menos.

Conoce los procesos de tu marca local favorita

Uno de los cambios de más valor que puedes hacer, es darte el tiempo de conocer más a fondo a las marcas de las que consumes. Se curiosx, pregunta, cuestiona. Esto te va a cambiar la manera en la que vez tus productos. Las cosas que aprecias, que buscas y que no aceptas de parte de una marca. Muchas de las marcas locales están abiertas a tener este tipo de conversaciones contigo. Es solo cuestión de acercarte con la mente abierta. No te quedes con las mismas opciones de siempre. Las que encuentras en los centros comerciales. Busca y explora diferentes alternativas. Opciones transparentes, responsables y conscientes de que necesitamos cambiar la manera de consumir y producir.

Dile adiós al plástico de un solo uso

Si vives en la CDMX, este consejo ya es ley. Aunque existan productos que ya no van a estar disponibles, puedes llevar esta práctica más allá. Prueba productos de higiene sin empaque. Shampoo, acondicionador, crema, pasta de dientes, maquillaje, bloqueador solar. Existen muchas marcas que tienen productos increíbles que te ayudarán a disminuir tu consumo de plástico de manera práctica y además ofreciendo alternativas con ingredientes naturales. Conoce las marcas a granel de tu ciudad. Lleva tu termo reutilizable cuando vayas por un café con tus amigxs. Rechaza productos innecesarios y poco a poco ve eliminando este material de tu vida.

Comparte información respaldada y verdadera con tu comunidad

Por último, como buen ambientalista y activista, usa tus plataformas para difundir información que pueda ayudar a otras personas a empezar su eco-vida también. Es nuestra responsabilidad defender y proteger eso que amamos. Si piensas que necesitas una plataforma mucho más grande de lo que tienes para hacer un cambio, estas equivocado. Cambiando tus propios hábitos y predicando con el ejemplo es la mejor manera de ayudar al Planeta. Sin que te des cuenta, estarás creando un efecto dominó al inspirar a los que te rodean a hacer cambios a favor de la Tierra y las personas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: