Blog

¿Cuánto contamina un NFT?

Compartir:

Quizás, una de las preguntas que muy pocxs (o quizás muchxs) se han preguntado últimamente. La creciente popularidad de los token no fungibles (NFT)  están a la orden del día. Por un lado, los NFTs se posicionan como una alternativa para el consumo de cualquier bien material en el universo digital. Por el otro, son presa de burla, desprecio y hasta rechazo por lxs internautas. 

Pero, ¿realmente es tan malo? En una conversación para el podcast Semanario de Moda, Mónica Zamora, directora de la galería de arte encriptado Encrypted Gallery; los NFTs representan actualmente una forma de descentralización hacia la cultura no solo por la forma en la que se consume arte, sino en la manera de crearlo. En pocas palabras, los NFTs son hoy una ventana de exploración a nuevas técnicas, métodos, espacios de consumo y sobre todo a nuevas reflexiones ante su conceptualización. 

No es la intención definir, ni mucho menos reflexionar ante estas implicaciones culturales de los NFTs. Pero sí son necesarias traerlas a la mesa para comprender, de alguna manera, la relevancia actual de estos “archivos” encriptados en una cadena de bloques o la famosa blockchain; la cual permite a le usuarix poseer archivos digitales en determinados “espacios” virtuales para su venta, su consumo o su intercambio.

Según Mónica Zamora, los NFTs pueden ser de casas, ropa, comida, arte, videos; pero todos estos bienes culturales tienen un precio (como casi todo) y no se habla de un precio monetario (el cual, tiene su propio universo igual de complejo que el mismo universo NFT). Sino de su impacto ambiental.

Sobre la huella ambiental digital

Según la gaceta de la Universidad Nacional Autónoma de México, la transmisión de datos por Internet genera una gran contaminación ambiental: entre 25 mil y 35 mil toneladas de dióxido de carbono por día y no solo eso; sino que además los accesorios como los dispositivos electrónicos que utilizan internet contribuyen a que se incremente en mayor medida este número. 

Sin embargo, esta gran cantidad de producción de dióxido de carbono se ve afectado por múltiples factores, como el tamaño de los dispositivos o conexiones. El tema central son los servidores, los cuales son las fuentes de transmisión de datos, mismas que como ustedes pueden inferir también albergan los NFTs. 

Además, la contaminación no viene solo por la producción de dióxido de carbono. También afecta a la conservación de agua, misma que es utilizada muchas veces para el enfriamiento de los servidores:  “Estos servidores que están repartidos por todo el mundo tienen un sistema de refrigeración, unos con agua, otros con aires acondicionados y todos crean una gran cantidad de CO2 impresionante”. Menciona Gabriela Jiménez Casas, investigadora del Instituto de Ecología, cuya entrevista puede leerse en el artículo de la Gaceta UNAM. 

Las Descargas de Música, videos o incluso la transmisión de correos electrónicos representan flujo de datos; mismos que utilizan energía no solo local sino de los servidores que almacenan y distribuyen estos datos en cuartos refrigerados. Las cadenas de bloques donde se anidan los NFTs también representan datos que intercambian y que se relacionan directamente con la producción de CO2. 

El caso de los NFTs

En temas de los NFTs, según el diario Independent en Español, aún no existe una cifra estimada de cuánto dióxido de carbono se produce. Pero las mas recientes estimaciones sugieren que la contaminación de un NFT es equivalente a la huella mensual de alguien que vive en la Unión Europea. Un caso sonado que llamó mucho la atención a la comunidad de NFTeros, fue que según el diario NYTimes, la moneda Bitcoin, genera más electricidad que varios países como Argentina, Suiza, Grecia o Israel. 

Según la Guía de Criptoarte Ecofriendy, citada en este artículo de Independent en Español “vender una edición de 100 obras NFT tiene una guella de carbono de más de 10 toneladas de CO2; que es más que la huella anual per cápita de alguien en la Unión Europea. Incluidas todas las emisiones de la industria y el comercio”. 

¿Cómo contrarrestar la contaminación? 

Existen vías ecológicas y menos dañinas al medio ambiente sin sacrificar el desarrollo tecnológico del consumo de arte y de la cultura. Según la guía ecológica de criptoarte, la mejor alternativa es apostar por cadenas de bloques que sean transparentes y posean acciones ecológicas como el uso de energía renovable. 

Asimismo, el diario Independent propone una solución más inmediata que consiste en el algoritmo de la cadena de bloques de Prueba de trabajo (PoW en inglés) a Prueba de participación (PoS). Esta acción la lleva Ethereum, la segunda moneda mas importante después de Bitcoin. Este cambio consiste en no generar datos masivos que sean guardados en grandes servidores “como un libro de contabilidad; sino que sea através de los usuarixs “basando” sus propias fichas criptomoneda”

También la guía ecológica de criptoarte menciona que una de las mejores alternativas para reducir el impacto ambiental es usar otras blockchains además de Ethereum. Esto ya que “puede ser cien veces mejor para el ambiente en términos de huella de carbono”. Algunas de estas cadenas de bloques son Algorand, Tezos, Polkadot, Hedera Hashgraph y otras redes PoS.

Pareciera que estas acciones podrían ayudar a desacelerar y seguramente este artículo te hizo reflexionar sobre el uso y la compra de un NFT y por qué su gran polémica en la cultura popular. Sin embargo, se debe tener en cuenta que pese a todo; se está tratando de mitigar el daño ambiental y ese es un precio que se debe de considerar para que en el futuro costo no sea mayor. 

Referencias

https://www.independentespanol.com/noticias/mundo/nft-que-son-precio-ambiente-b1981644.html

https://www.bbc.com/news/technology-56012952https://github.com/memo/eco-nft

https://www.gaceta.unam.mx/la-transmision-por-internet-genera-gran-contaminacion/

Forma parte de
nuestra comunidad
Suscríbete a nuestro newsletter para seguir aprendiendo cómo ser un ambientalista día a día.
Siempre respetamos tu privacidad.