Blog

¿Cuánto contaminan los vapes? Conoce sus consecuencias ambientales

El tema del cigarro ha sido una problemática constante en la última década. En diversos lugares del país se autorizaron leyes que prohíben fumar dentro de lugares cerrados. Este tema se volvió no sólo una preocupación para la salud pública, también lo hizo para el medio ambiente. Fue ahí cuando surgieron los cigarros electrónicos, los cuáles prometían no sólo aminorar el impacto a nuestra salud sino también reducir los desechos ocasionados por los cigarros tradicionales. La idea parecía buena hasta que se encontró evidencia de que el daño a la salud de los fumadores continuaba; y peor aún, cuando aparecieron los vapes desechables. 

Los cigarros electrónicos funcionaban por medio de una pila recargable que calentaba una resistencia que permitía que el líquido que contenían se volviera vapor. Así, se evitaban hasta 40 colillas por cada carga, evitando que estás terminaran como desecho. El problema es que en meses recientes se popularizó una opción desechable, la cual no se puede recargar ni rellenar. 

Ahora es común encontrar máquinas expendedoras o vendedores ambulantes con marcas que encuentran en nuestro país un creciente mercado. Su precio oscila entre los $200.00 y $450.00, dependiendo de su duración. Se compone de un contenedor plástico que alberga una pila y el aceite del sabor seleccionado. En una publicación de @comeverdemx, se estima que actualmente 55 millones de personas consumen este tipo de productos. 

En promedio, cada pila contenida en uno de estos vapes puede llegar a contaminar hasta 600 mil litros de agua con químicos como mercurio y litio. Por la manera en la que están estructurados, resulta difícil su adecuado tratamiento, así que lo más probable es que terminan como desechos a cielo abierto. 

“Después de que tu …. desechable se quede sin líquido y / o batería, simplemente compras un reemplazo.” Esta es la leyenda que aparece en la descripción de uno de los productos de la marca más popular en el país. En promedio, uno de estos vapes dura un día para una persona que es fumador habitual. Al tener alto contenido plástico podemos considerar este como un plástico de un sólo uso.

Suponiendo que la persona es fumadora social y adquiere uno de estos productos por día socialmente activo, se traduce en promedio a dos vapes a la semana; ocho al mes. Empatando esto con los 600 mil litros de agua que se contaminan en promedio, se traduce a 4’800,000 litros de agua en un mes. 

La próxima que pienses en lo “fácil” que es adquirir este tipo de productos, empátalo con la repercusión ambiental que tendrá. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: