Blog

Cuatro mujeres en búsqueda de un mejor Planeta

Compartir:
Portada Cortesía Ana Sofía Romo

El 26 y 27 de agosto de 1910, se celebró en Copenhague el II Encuentro Nacional de Mujeres Socialistas. En dicho evento Clara Zetkin -política alemana-, propuso la conmemoración del Día de la Mujer Trabajadora; esto en consecuencia a movimientos sociales que habían despertado a nivel mundial buscando el derecho al voto, mejores condiciones de trabajo y acceso a los mismos derechos por parte de las mujeres. 

Con el paso del tiempo esta conmemoración se convirtió en el Día Internacional de la Mujer y a nivel mundial se celebra el 8 de marzo; por esto se le conoce también como 8M. En diferentes países del mundo, las mujeres levantan la voz para visibilizar las injusticias existentes y continuar su lucha por un Planeta más equitativo. 

Para conmemorar la fecha este año, decidimos reconocer a seis mujeres que creemos trabajan de manera activa por un mejor Planeta. Desde que nació luv.it nos hemos guiado por seis pilares que han sido nuestro compás. Estos pilares representan el constante cambio y mejora hacia un mundo más sostenible. Aceptando que nadie ni nada es perfecto pero reconociendo el trabajo, cuestionamiento y pasos hacia un cambio positivo. A través de la sostenibilidad, innovación, el trabajo artesanal, el apoyo a la economía local, la erradicación del maltrato animal y la búsqueda de relaciones comerciales humanas; estas mujeres desde sus trincheras apuestan por soluciones que desafían el sistema en el que vivimos. 

Conny García

Vegantalista es una cuenta en Instagram que nos invita a reflexionar sobre el derecho animal a la vida. Busca un Planeta sano donde gobiernos, empresas e individuos se sumen a la sostenibilidad y descarbonización. Además de crear contenido para esta cuenta, se desempeña como community manager en @decarbonista, un proyecto donde se orienta a individuos a reducir su huella de carbono. Además, da pláticas sobre cambio climático y plantea acciones que se pueden realizar en el día a día para reducir nuestro impacto ambiental. 

¿Por qué es importante sumarnos a una dieta plant-based? 

La industria cárnica además de ser una de las más crueles y hoy en día innecesarias, trata a los animales como si fueran un producto, cuando son seres que tienen emociones, personalidades únicas y sentimientos. El problema es que para alimentar a estos millones de animales, las selvas se están deforestando para plantar los granos que los alimentan, lo cual produce una gran cantidad de CO2 en la atmósfera que contribuyen al calentamiento global. Además de todos los recursos que se utilizan para el alimento y cría del ganado por ejemplo, muchísima agua y tierra, estos animales de granjas industriales producen Metano, uno de los gases más potentes de efecto invernadero.

Las consecuencias no sólo las sufren los animales, también los seres humanos, cada vez somos más resistentes a los antibióticos y más vulnerables a virus y bacterias, además del aumento de enfermedades cardiovasculares así como ciertos tipos de cáncer. Con una dieta basada en plantas ayudaremos al planeta a regenerarse.

¿Cuál crees que es el papel de la mujer en la construcción de un mejor Planeta? 

Es el papel protagónico, está comprobado que la mujer es quien más participa en la protección y cuidado del planeta, eso quiere decir que nuestra participación está relacionada directamente con los resultados. Lo que no debemos olvidar es que no deja de ser una carga pesada y difícil de llevar, para trabajar en la solución de un problema primero debemos reconocer que el problema existe, y esa realidad no es agradable ni fácil de ver. Cuidar al planeta no debe ser una práctica de género, dado que nos corresponde a todxs quienes habitamos en él. Si bien nosotras somos las que lideramos la batalla, es indispensable contar con todos los géneros en la lucha que nos corresponde a todos, pues ayudar al planeta es garantizar nuestra vida en él.

¿Qué crees que debe de cambiar para tener un futuro con más equidad, empatía y respeto para la mujer en tu ámbito? 

Estamos enfrentando diferentes crisis que a su vez están interconectadas: Ambiental, Sanitaria, Social, Económica, por lo tanto necesitamos cambiar de paradigmas hacia modelos más éticos, colaborativos, inclusivos, respetuosos, sensibles e inclusivos. 

Necesitamos ver estos retos como oportunidades pues hoy más que nunca tenemos que estar del lado de la solución y no del problema.

Considero que tenemos una gran maestra a quien aún nos falta mucho por aprender: La Naturaleza. Podemos aprender su lógica inherente regenerativa de la vida. En la naturaleza no se desperdicia nada, todos los sistemas están conectados y se necesitan uno de los otros, el más fuerte no es el que sobrevive, sino el que sabe relacionarse con su entorno, en la naturaleza no hay control ni dominio, sino conexiones y relaciones. La naturaleza es diversa, como la propia vida. 

¿Qué consejo le darías a las mujeres más jóvenes? 

Que nos necesitamos más que nunca. Que encuentren su voz, que se enamoren de una lucha y que la lleven a todas partes.

Ana Sofía 

Ana Sofía Romo tiene dos años con Girl Gang pero la realidad es que el proyecto lo ideó desde hace algunos años. Su principal propósito es impulsar y apoyar los proyectos profesionales y personales de mujeres creativas mexicanas por los medios necesarios. Fruto de este esfuerzo, el año pasado durante el 8M lanzó Safe Place by Girl Gang el cual busca llevar la experiencia online al plano físico. A través de este espacio se dan a conocer y también se venden productos creados por las mujeres antes mencionadas. Aunque también se presta para realizar talleres, activaciones, eventos y demás. 

¿Por qué es importante promover el trabajo de diseñadoras locales – independientes?

Porque una vez que te metes a este mundo te das cuenta que hay muchísimas mujeres desafiando los “estándares” y siguiendo sus sueños pero desafortunadamente el arrancar puede ser muy complicado. Como mujeres nos han enseñado que la manera de sobresalir es compitiendo entre nosotras pero si cambiamos esa manera de pensar y creamos equipo y comunidad el camino se vuelve un poquito más ligero. 

¿Cuál crees que es el papel de la mujer en la construcción de un mejor planeta? 

últimamente me he estado cuestionando mucho el concepto de “feminidad” y si realmente es más fácil para la mujer acceder a esta. Yo creo que todo ser humano tiene un lado femenino y uno masculino que se complementan el uno al otro, ambos igual de importantes. Pero, ¿es realmente más fácil para la mujer conectar con su lado femenino o es solo un constructo social? La verdad es que no tengo la respuesta aún (ni creo que la llegue a tener pronto) pero creo que todos los atributos de la feminidad: ser sensibles, empáticas, creativas, la fertilidad desde el aspecto de crear vida más allá de la humana, son atributos muy muuuy importantes para la construcción de un planeta sostenible. Llevamos mucho tiempo actuando desde lo masculino, viviendo estilos de vida excesivamente acelerados y el planeta ha sufrido las repercusiones de esto desafortunadamente. 

¿Qué crees que debe de cambiar para tener un futuro con más equidad, empatía y respeto para la mujer en tu ámbito?

Tenemos que convertirnos en personas más conscientes, entender que todas y cada una de las personas en este mundo están viviendo una experiencia diferente y esas vivencias las han convertido en una persona única y cuando digo única no solo me refiero a los atributos positivos, todos tenemos traumas y áreas de trabajo diferentes y complejas que forman quiénes somos y pues como mujeres en uno de los países más violentos y machistas esto se puede convertir en algo muy completo y complicado. Tratar de salirnos de nuestro contexto un poquito para entender el del otre para formar un mundo en donde quepan todos los mundos.

¿Qué consejo le darías a las mujeres más jóvenes? 

Que no tengan miedo a soñar porque los sueños son simplemente planear a futuro (si vienen de la mano de la acción, obvio), pero que también se tomen su tiempo, que disfruten del camino y del presente, porque este estilo de vida tan acelerado que nos han inculcado no es buena para nadie. 

Mireille Acquart

Mireille es una apasionada de la contribución y racionalización social de mejores prácticas para la eficiencia y responsabilidad por el uso de recursos naturales en el sector productivo. Pero también busca despertar conciencia colectiva para encontrar mejores maneras de cohabitar como sociedad y con los ecosistemas. Es fundadora de Ethical Fashion Space, plataforma dedicada a la consultoría en gestión sostenible especializada en los sectores textil y moda. Se desempeña como analista y consultora en eficiencia, materialidad y sostenibilidad para los sectores antes mencionados. 

¿Por qué es importante preocuparnos por las implicaciones sociales y ambientales en la moda?

Es importante más que preocuparnos, ocuparnos de las implicaciones socioambientales de todo proceso productivo. Los volúmenes que se producen y la cantidad de materias primas y de fuentes de energía no renovables utilizadas, es mucho mayor a la tasa de recuperación que tiene el planeta para que podamos seguir haciendo uso de estos de forma prolongada y viable.  Y la industria de la moda no es la excepción. 

El sector textil y del vestido han basado la mejora de su competitividad en estrategias orientadas a la producción y consumo constante a través de herramientas mercadológicas como la obsolescencia programada y percibida: dinámica basada en la oferta de productos nuevos de forma constante (de entre 4 a 6 temporadas en la industria del lujo y hasta de 57 temporadas al año en la moda masiva y rápida), haciendo obsoletos a otros productos, aún cuando se encuentren en perfecto estado de uso y conservación. Esto genera un ciclo de producción bastante rápido así mismo, un aumento considerable de los residuos en toda la cadena de producción (emisiones, efluentes, residuos tóxicos, peligrosos y urbanos, contaminación y otras afectaciones sociales debido a la falta de cumplimiento de normas y estándares laborales y de derechos humanos, entre otros aspectos.)  

Así, las preocupaciones deben de pasar de ser sobre la verbalización de impactos, es decir, solo de las problemáticas, a ser sobre las propuestas y programas de mejores prácticas y logros respecto a la sostenibilidad de procesos, productos y servicios, así como de la instauración o modernización de políticas socioambientales.  Es momento de usar nuestras voces para construir nuevos presentes y futuros. 

¿Cuál crees que es el papel de la mujer en la construcción de un mejor Planeta?

En un modelo de desarrollo afectado por múltiples crisis (alimentaria, climática, energética, financiera, cultural y demográfica, etc.) se generan desigualdades y mayores riesgos socio-ambientales para las poblaciones más pobres, donde la tasa demográfica indica que hay más mujeres que hombres. Aunado a esto, se encuentran las desigualdades de género y la urgencia de la construcción de una sociedad más ética y más justa. Desde esta perspectiva, las mujeres hemos tomado el liderazgo en la puesta en marcha de sistemas sociales donde la educación y la equidad imperen; donde se comprendan formas de cohabitar con los entornos naturales de manera más responsable, para que el resultado no solo sea el crecimiento económico, sino un verdadero desarrollo e incremento de la calidad de vida de las personas: de las mujeres, de los niños y familias enteras: la base de la sociedad. 

Las mujeres hemos logrado hacer escuchar nuestra voz y nuestros derechos, y con ello, los derechos de un medio ambiente más sano para todos. Somos portavoces del cambio. 

¿Qué crees que debe de cambiar para tener un futuro con más equidad, empatía y respeto para la mujer en tu ámbito?

El reconocimiento de las capacidades como seres humanos. Hombres y Mujeres somos distintos físico y cognitivamente, pero de igual forma, somos complementarios. Por lo que una sociedad más desarrollada, cualitativamente, requiere de la comprensión de estas capacidades complementarias y de lo que el verdadero trabajo en equipo significa. 

¿Qué consejo le darías a las mujeres más jóvenes?

Que estén seguras de sus sueños y aspiraciones. Que sepan que pueden lograrlos con determinación, paciencia, disciplina y… siempre con la frente en alto. Nada ni nadie es más fuerte que una mente segura de sus objetivos, de su valor y de sus capacidades. Todos tenemos un lugar en el mundo y solo es cuestión de escucharnos y hacer oír nuestra voz. Por muy romántico o trillado que ello suene. 

Mi sueño desde los 17 años era cambiar el mundo (hacia uno más positivo y donde los derechos humanos se hicieran respetar). Se dice que cada cabeza es un mundo. Mi labor a 18 años de descubrir y trabajar por llevar a cabo mi pasión y vocación (crear conciencia colectiva respecto a nuestro paso por el planeta); me ha permitido, a través de mi voz y mi conocimiento, cambiar varias cabezas, varios mundos. 

Taína Campos 

Taína Campos es diseñadora industrial con especialidad en sustentabilidad, perspectiva de género y biomateriales. 

Foto por Paulina Figueroa

¿Por qué es importante el trabajo con biomateriales?

Es el primer acercamiento o la primera herramienta que tenemos nosotros los diseñadores para empezar a formular un diseño circular. Es decir, que las cosas se empiecen a reintegrar a un ciclo biológico, o sea a la biósfera. De esta manera podemos acercarnos muchísimo más a los ciclos naturales de descomposición y crecimiento. 

Es también importante mencionar que también nos acerca a los materiales que tenemos locales. Los biomateriales para mi es importantísimo que se hagan con los materiales que tenemos cerca en nuestra localidad. De esta manera aprovechamos que no se hagan largas distancias entonces se reducen las emisiones de carbono y también activamos la economía local y mantenemos un círculo biológico en una forma local. Podemos tener compostas y ahí mismo compostamos los materiales y esa misma composta para crecer las plantas de donde volvemos a obtener los materiales. Además estos materiales pueden sustituir otros dañinos con el medio ambiente como el plástico o algunos metales. Por ejemplo, el plástico de un solo uso lo podemos sustituir por biomateriales para contaminar mucho menos y así cerrar ciclos. 

¿Cuál crees que es el papel de la mujer en la construcción de un mejor Planeta?

Esencial, por ahí se dice que las mujeres salvaremos el planeta tierra. A veces se romantiza un poco con esta idea de que las mujeres somos las cuidadoras o que porque en la antiguedad fuimos aquellas que cultivaban la tierra o cuidaban a los hijos, somos nosotras quienes instintivamente cuidaremos el planeta. Pero más allá de esta visión romántica de lo que es el ecofeminismo es super importante que por la condición de opresión que nosotras hemos tenido, por esa condición que se nos ha dado de lo otro, de lo opuesto a lo masculino, justo nos hemos forjado en una sororidad o lucha. Entendemos lo que es cuidar de las cosas, tenemos como innato también en nosotras una colaboración. Procuramos y el feminismo tiene como base hacer las cosas totalmente opuesto a lo patriarcal.

Es decir, sin dominación, sin competencia, sin violencia, sin extracción, explotación; todo lo que implica un sistema patriarcal capitalista. Entonces, el ecofeminismo o las mujeres en su totalidad tenemos esa capacidad de organizarnos de tal forma que todo sea igual para todos. Esto es, el feminismo. A final de cuentas estamos luchando por vivir en condiciones de igualdad e igualdad no sólo entre hombres, mujeres y humanidad. Sino igualdad entre especies, respetando y considerando a la naturaleza como un agente de derechos. Como alguien con derechos a quien se le debe otorgar el mismo respeto que se debería otorgar a todos los seres humanes por igual. 

¿Qué crees que debe de cambiar para tener un futuro con más equidad, empatía y respeto para la mujer en tu ámbito?

Darnos más espacios. Hace poco publiqué en mi Instagram la presentación de una de mis alumnas que justo decía que alrededor del 60% de las alumnas de diseño son mujeres. Sin embargo, el 78% del ámbito sigue siendo dominado por hombres. Primero que nada, como en casi cualquier ámbito, poder llegar a posiciones de poder en la toma de decisiones. Es decir: ser jefas de estudio, ser directoras de escuela, coordinadoras de área, de carrera; en fin. Ponernos a nosotras en posiciones de decisiones, porque esto permitirá abrir la puerta a otras mujeres.

Pero no sólo a otras mujeres. Entender que la equidad, que no todos nacimos o no todos tenemos los mismos derechos. No sólo las mujeres: personas de color, indígenas, personas con capacidades diferentes. Las mujeres por nuestra condición hemos entendido eso, tenemos esa empatía y tenernos en más espacios permitiría que se democratizaran los espacios para todos. Esto requiere de un largo camino. Que los hombres que en este momento están en posiciones de toma de decisiones entendieran que tienen que renunciar a sus privilegios y abrir las puertas. Quitarse esa mentalidad machista patriarcal de competencia, de liderazgo mal entendido con posiciones de poder; y que permitieran la entrada de las mujeres para democratizar los espacios. 

También creo que en el diseño es súper importante empezar a ver otros lados. En México el diseño todavía está en esferas muy de lo elite, que se hace para personas con gran poder adquisitivo y creo que el diseño es una oportunidad para resolver problemas más profundos. DEsde la pobreza, la desigualdad de género, la violencia, escasez de recursos, acceso a la salud, etc. Entonces debemos dejar de ver el diseño como muebles, objetos decorativos y empezar a verlo como este gran agente solucionador de problemas.

¿Qué consejo le darías a las mujeres más jóvenes?

Que sigan levantando la voz, que no se queden calladas. Que tomen su papel, no dejen que los hombres tomen la palabra. Exijan un lugar. Muchos de los casos que se están dando en las escuelas de diseño es porque las mujeres están exigiendo estos cambios. Creo que es importante no quedarse calladas, no tener miedo, participar. Esto es súper importante.

A mi me pasa como profesora que pregunto cosas en clase, pido que participen y muchas veces por esta pena del “¿qué van a decir de mí?” o por esta pena que sentimos las mujeres de no participar pues hace que no se escuche nuestra opinión. Es entender que todas tenemos opinión, que todo lo que está pasando por nuestra cabeza debe ser escuchado. Que no se preocupen, no está cayendo sobre ellas esta presión de cambiar al planeta tanto ambientalmente como socialmente. Hay algunas más grandes que estamos tratando de hacer algo y que se sumen a la lucha, eso es lo más importante.