Blog

Desperdicio de alimentos, ¿qué es y cómo evitarlo?

Creo que en Latinoamérica a muchos de nosotros nos educaron bajo la consigna: en esta casa nada se desperdicia. Recuerdo pasar horas por la tarde haciendo berrinche frente a la mesa porque no quería terminar mi comida y mi mamá no iba a permitir que hubiera desperdicio de alimento. Los tiempos cambian y el ritmo de vida evoluciona, desafortunadamente ahora no tenemos a nuestra mamá recordándonos lo importante que es no desperdiciar comida y solemos tomar malas decisiones en nuestra alimentación.

Tal vez pediste algo que terminó por no gustarte, hiciste un super más grande de lo que puedes consumir. Puede ser que terminaste por comprar dos veces las mismas cosas, o que tu propósito sea cocinar en casa pero tu ritmo de vida termina por no permitirlo. El desperdicio de alimentos se eleva a 20.4 millones de toneladas al año tan sólo en nuestro país; lo cual representa el 34% de la producción de alimentos para consumo humano. Estos datos son del Banco Mundial

Podemos hablar de todas las contras que tiene el desperdicio de alimentos. En México se estima que esto ocasiona pérdidas económicas de 491,000 millones de pesos al año. Pero también representa una problemática ambiental. Estos desperdicios generan 36 millones de toneladas de CO2 en el mismo periodo de tiempo; y se desperdician 40,000 millones de m2 de agua que se utilizó para producirlos. 

Mas allá de la problemática moral que nuestras madres plantean sobre el desperdicio de alimentos; existen razones económicas y ambientales para evitarlos a toda costa.

Pero, ¿qué podemos hacer? Previsora General sugiere cuatro puntos que nos parecen muy buenas recomendaciones: 
  • Comprar únicamente lo necesario. ¿Cuántas veces no hemos llegado a hacer nuestras compras sin la planeación necesaria? Cuando hacemos esto terminamos por comprar cosas que no necesitamos. Lo ideal es ser muy conscientes y realistas con nuestro consumo, compra en pequeñas cantidades planeando tus alimentos de la semana. Aquí tal vez valga la pena mencionar los beneficios de comprar a granel: tú puedes decidir cuánto es lo que quieres y no depender de un empaque.
  • Aprovechar los alimentos de temporada. Cuando compramos alimentos como frutas y verduras de temporada, aseguramos que están en su mejor momento y por lo tanto conservan más tiempo sus nutrientes y pueden ser aprovechados durante más días por su consumo. 
  • Busca más de un uso a los alimentos. Si compras pollo, por ejemplo, aprovecha todas sus partes y hasta los huesos para hacer caldo. Las frutas también pueden ser empleadas para realizar compotas o mezclarse para hacer salsas o aderezos. Recuerdo alguna vez ver un vídeo en TikTok de un chef que guardaba todas las colitas de las zanahorias, cebollas y otras verduras que normalmente desecha. Con eso hacía un caldo base que guardaba para emplear en sus recetas. 
  • Compra los productos que estén a punto de caducar. Yo sé, esta opción puede no parecer la más atractiva. Pero no te recomendamos que compres aquellos que podrían hacerte daño por su deterioro. En algunos casos, tiendas de alimentos y restaurantes desechan los productos que ya no pueden vender porque perdieron sus cualidades estéticas; pero aún conservan su valor nutrimental. 

Este último punto se está convirtiendo en una tendencia a nivel global. Se han lanzado aplicaciones que permiten a tiendas y restaurantes ofrecer alimentos que ya no pueden tener en su carta; pero aún sirven para consumo humano. En la Ciudad de México podemos encontrar a Cheaf, la cual ofrece a negocios esta opción con el fin de ayudarles a aminorar su pérdida económica, y a consumidores a encontrar deliciosos alimentos a un precio bajo. Todo esto en una dinámica que permite reducir el desperdicio de alimentos. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: