Blog

ECOLOGÍA MENTAL: cómo limpiar las playas pero también la mente

¿Te has preguntado si tu manera de pensar es sostenible con vos mismx? Si estás leyendo esto, probablemente sos una persona interesada en la sostenibilidad. Es más, casi estoy seguro que has acudido a una limpieza de playa, o estás pensando en hacerlo pronto y si no, en todo caso tenés ganas pero la playa queda muy lejos. ¿Voy por buen camino? 

Ya que me estás leyendo me presento, mi nombre es Christopher Brosse, vivo en Costa Rica, me dedico a investigar la Economía Circular, soy un apasionado del suprarreciclaje y de la recursividad,  y como ser humano, mi mayor interés es aprender a convivir cada vez mejor con el entorno que nos rodea. 

Sólo que… hace poco descubrí que lo que nos rodea empieza en nosotros mismos. Y no exactamente en nosotros mismos como seres que intentan llevar una vida cada vez mas sustentable, pero con nosotros mismos desde nuestros propios pensamientos. 

¿Has escuchado hablar de la Ecología Mental? Si no es así, dejáme contarte un par de cosas que creo que te van a gustar y van a hacer que veas el mundo de la sustentabilidad con otros ojos. 

Porque para nadie es un secreto que cuando hablamos de ecología, nos imaginamos el medio ambiente, limpiezas de playas, nos imaginamos también un entorno verde y sano, y nos imaginamos quizás profesiones que se dedican a mejorar nuestra relación con nuestro entorno. La ecología, es una ciencia que se dedica al estudio de las relaciones que tienen los seres vivos entre sí y con el entorno que los rodea. No lo digo yo, esa es la definición del papá de los tomates de la ecología: Ernst Haeckl. Googleá sus ilustraciones, te van a encantar. 

Pero sigamos. La ecología es entonces la ciencia que estudia nuestra relación con todo lo que nos rodea. Pero, ¿en realidad nos rodean las cosas? Reformulo, ¿estamos nosotros en el centro y alrededor todo lo demás? 

Hace muchos muchos años, en la filosofía, en la teología y en la cultura decidimos dividir las cosas. Nosotros por una parte humanos, y los animales, plantas y el resto de cosas que pican, por otro lado. 

Sin embargo, hoy, más que nunca, necesitamos darnos cuenta que no somos una cosa y ellos otra. ¡Somos la naturaleza! 

Naturaleza.
  1. f. Principio generador del desarrollo armónico y la plenitud de cada ser, en cuanto tal ser, siguiendo su propia e independiente evolución.
  2. f. Conjunto de todo lo que existe y que está determinado y armonizado en sus propias leyes.
  3. f. Virtud, calidad o propiedad de las cosas.

Y así como luchamos y trabajamos por limpiar playas, consumir menos plástico y polímeros sintéticos, así como decidimos rechazar algunos productos y materiales, deberíamos limpiar nuestra mente, consumir menos de algunos tipos de noticias y rechazar las cosas que no nos hacen bien. La sostenibilidad empieza con nosotros mismos… ¡Tenemos que ser sostenibles! Sostenernos a nosotros mismos, en medio de nuestro ajetreo, en medio de nuestro activismo y de nuestro día a día. 

Somos parte de un todo, y justamente por eso es que podemos y debemos, hacer estas analogías. 

¿Cómo ser más ecológico con vos mismx? Simple. 

Así como el mismo planeta está en constante ebullición, con volcanes despertando, con placas tectónicas moviéndose y con un sin fin de organismos moviéndose de un lado para otro, así mismo estamos nosotros por dentro. 

Pero, el gran detalle, es que el equilibrio ecosistémico por el que tanto luchamos, se basa en corrientes, en vientos, en momentos de mucha calma y de mucha intuición. 

Nosotros también, debemos poder guardar y sostener esa calma en el mar de informaciones -¿o deberíamos decir infoxicaciones?- y ser capaces de dominar el arte de la meditación, de la introspección. El arte de poder conocer nuestro cuerpo, sus necesidades, y lo que le está cayendo mal. 

La tenemos muy clara -a veces- para el planeta… ¿pero y nosotros? 

Empecemos este año con una Ecología Mental. Meditemos, y aprendamos a meditar. Limpiemos los pensamientos estancados e innecesarios así como limpiamos las playas de plásticos encallados e innecesarios. ¿Te has preguntado si tenés eco ansiedad?  ¿Si estás viendo tanta cosa terrible pasando en el planeta que más bien te está paralizando todas tus acciones? Quizás mejor sería decirles adiós a la gran parte de esas informaciones, y enfocarte en lo que podés y estás haciendo. Conocéte. Conozcámonos. 

¡Feliz travesía por la Ecología Mental!

A %d blogueros les gusta esto: