Blog

El calor en México y su relación con el cambio climático

Compartir:

¿Has experimentado más calor de lo normal en los últimos días? Si vives en México, probablemente esta ha sido una conversación que ya salió en alguna reunión. Gran parte del país está siendo azotado por una ola de calor sin precedentes. Temperaturas por arriba de los 30 grados centígrados en algunas regiones y 40 en otras tantas. 

El fenómeno también conocido como canícula se caracteriza por un ambiente estable y la escasez de lluvias. Esto ocasiona elevadas temperaturas que sumado a falta de corrientes de aire puede incluso aumentar la sensación térmica. Tan sólo en Ciudad de México, las temperaturas han superado los 30 grados centígrados; algo histórico. 

Esta primera ola de calor afectará a gran parte de las entidades del país; un tercio incluso podría superar los 45 grados centígrados. Esto no sólo incrementa la problemática actual de la sequía, sino que también favorece la aparición de incendios forestales lo cual convierte la situación actual en un círculo vicioso. 

Cambio climático y efecto invernadero

Si bien los aumentos de temperatura durante el verano suelen ser un fenómeno natural, se agravan por acciones humanas. Desde el 2015 se ha experimentado un aumento paulatino de la temperatura global consecuencia de la acumulación de gases de tipo invernadero. De acuerdo al Sistema de Naciones Unidas en México, la concentración actual de este tipo de gases es la más alta en los últimos 2 millones de años. 

De acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso han aumentado su presencia en la atmósfera a niveles alarmantes. Esto ocasiona que el calor no pueda escapar de la atmósfera terrestre y se eleve la temperatura de manera generalizada. 

Calor en México

Ante este fenómeno Protección Civil ha declarado alerta amarilla en el país y da algunas recomendaciones. Es necesario el uso de bloqueador, una adecuada hidratación y evitar exponerse de manera prolongada al sol. Se recomienda mantener ventilados los espacios y no salir a la intemperie durante las horas cercanas a medio día. 

También se recomienda el uso de ropa adecuada: evitar colores oscuros, preferir fibras naturales y elegir ropa holgada. Además, se aconseja tener cuidado con los alimentos y bebidas, ya que por el calor, podrían perecer. 

***

Es importante mantenernos alertas ante esta situación, pero también ser conscientes de las consecuencias del cambio climático y buscar la manera en la que podamos reducir nuestra huella de carbono. El cambio climático es responsabilidad de todos y cada vez son más evidentes sus consecuencias.