Blog

¿El plástico puede ser natural y biodegradable?

Compartir:

Escuchamos mucho sobre el plástico pero poco sobre su origen y clasificaciones. Sabemos que hay plásticos que se pueden reciclar, otros que no. ¿A qué se debe esto? Observamos este material en sus diversas presentaciones, por ejemplo, en los envases de productos de limpieza, juguetes, bolsas, popotes, etc. ¿Cómo es qué el plástico puede aparecer en tantos productos del supermercado? ¿Es un material único o está hecho por diversos materiales? ¿El plástico es de origen natural o sintético? Estas son algunas de las preguntas que nos llevan a descubrir detalles sobre su proceso de elaboración, aplicaciones e impacto ambiental. Descubramos sus inicios, tipos, usos y reciclaje. 

¿El plástico es un material?

Comencemos por explicar que el concepto “plástico” no es un material en sí, sino un estado al que llegan diversos materiales. Su nombre deriva de “plasticidad” que es la capacidad de un objeto de moldearse y deformarse sin quebrarse. Al tener esta característica, los objetos plásticos pueden transformarse en objetos sólidos de diferentes tamaños y formas. 

El plástico es un polímero. ¿Qué es un polímero? El concepto deriva del griego polys que significa “muchos” y meros que se refiere a “partes”, osea un polímero está compuesto por varias partes. En término científico, este concepto se refiere a una macromolécula que viene siendo un conjunto de moléculas. Por eso se dice que el plástico es un polímero, porque está compuesto por diversos materiales y moléculas.

Estos materiales, tienen carbono como componente base, y al ser expuestos a procesos químicos se vuelven más fáciles de moldear, ligeros, ideales para procesos productivos y debido a su dificultad de reciclaje, cuentan con un gran impacto ambiental.

¿El plástico es natural o producido en un laboratorio?

Continuemos por separar entre los plásticos naturales y sintéticos. Ambos pueden estar compuestos por materiales orgánicos. Sin embargo, el sintético, obtiene su división, al estar mezclado con otras sustancias químicas, en su mayoría petroquímicos. 

El plástico natural es derivado de productos de origen natural como la celulosa y el caucho. El caucho tiene como procedente al látex natural que se obtiene de la savia lechosa del comúnmente conocido, árbol del caucho o del hule (Hevea Brasiliensis). Este material es ampliamente utilizado en la fabricación de llantas e impermeables, ya que es aislante de la temperatura y tiene propiedades elásticas. Las culturas mesoamericanas fueron las pioneras en utilizar el plástico natural a través de las ligas que hacían con hule, figurillas, bandas, entre otros objetos sólidos. 

El plástico sintético puede tener compuestos de origen natural, pero se diferencia del natural ya que este está mezclado con materiales y sustancias químicas hechas en un laboratorio. En la actualidad, existen una infinidad de plásticos sintéticos. Las industrias comerciales se han dado a la tarea de crear productos plásticos usando diferentes mezclas de sustancias químicas, y claro todo por el menor precio posible.

¿Cuáles son los diferentes plásticos sintéticos? 

Los puntos de reciclaje se enfocan en recolectar los plásticos sintéticos que si se pueden reciclar como el PET (botellas de agua, ketchup, etc.) y el HDPE (envases de detergentes, shampoo, etc.) El PET se refiere a los materiales elásticos que están elaborados con el compuesto químico Tereftalato de polietileno y el HDPE con Polietileno de alta densidad.

Por otro lado, también existen plásticos sintéticos que no se pueden/ son más difíciles de reciclar, como el PVC (juguetes, tuberías, etc.), el PP (pañales, toallas sanitarias, etc.) y el PS (unicel). Estos materiales suelen ser bastante tóxicos y duran años sin descomponerse. 

Apesar que existan plásticos que se puedan reciclar esto no quiere decir que el reciclaje sea la mejor opción. Lo mejor siempre será rechazar. Como dicen, el mejor residuo es el que no se genera. Y claro, si no te queda opción, pues elegir el plástico menos tóxico, dañino y más fácil de reciclar. 

Plásticos biodegradables

En la actualidad existen plásticos “biodegradables” que obtienen su nombre al ser creados con materias primas orgánicas, las cuales vienen de fuentes renovables como el almidón, las legumbres, la soja, la yuca, entre otras. Cuando la vida útil de estos plásticos se termina, el material es degradado por microorganismos a través del paso del tiempo. Osea se pueden compostar y así volverse uno con el ciclo de vida. 

Para que lo pongamos en perspectiva, un pañal elaborado con plástico sintético tarda alrededor de 500 años en descomponerse y uno hecho con plásticos biodegradables tardaría entre 3 a 6 años.

Entonces, ¿la solución son los plásticos biodegradables? Bueno, antes de que lleguemos a esa conclusión es bueno tomar en cuenta algunos puntos de este avance científico. Por ejemplo, estos plásticos necesitan de una estrategia de reciclaje distinta, ya que no entran en las categorías previamente mencionadas de plásticos sintéticos y requieren de grandes extensiones de terreno para ser compostados. 

También, hay que tomar en cuenta que estos plásticos provienen de alimentos que a su vez tienen que ser primeramente cultivados. Si se buscará producir plásticos biodegradables a gran escala se necesitaría de grandes campos para cultivar primero las materias primas. Y se elevaría el impacto ambiental porque para sembrar se necesita deforestar y utilizar fertilizantes que contaminan el ecosistema. 

Para concluir se puede decir que si existe el plástico natural y se utiliza desde hace mucho tiempo, que existen infinidad de plásticos sintéticos (algunos reciclables, otros no) y que el plástico biodegradable es innovativo pero no perfecto ya que también tiene sus consecuencias ambientales.