Blog

El reto de la sustentabilidad en la moda emergente


Hablamos con tres diseñadores independientes sobre el reto que implica llevar prácticas sustentables en sus marcas.


Lo que entendíamos como un valor agregado se convierte en una necesidad dentro de la industria de la moda. Los empaques verdes ya no son suficientes y los clientes exigen cada vez más medidas de responsabilidad ambiental a los diseñadores. La moda emergente no está exenta de las exigencias, pero para ellos puede que sumarse a la sustentabilidad implique un verdadero desafío.

En años recientes hemos presenciado a las grandes marcas internacionales anunciar planes de acción que a 5 o 10 años pretenden hacer cambios abismales. Desde reducir el consumo de agua, sus desechos y ofrecer circularidad desde el diseño. Claro, cuando hay presupuesto e infraestructura se pueden tomar decisiones con mayor libertad. 

Últimamente la sustentabilidad es un tema constante con los diseñadores con los que hablo. En lo personal y como equipo hemos presenciado los esfuerzos de marcas amigas por llevar prácticas responsables. Pero como confidente, he escuchado el enorme esfuerzo y costo que implica para algunos de ellos encontrar y utilizar materiales amigables. Es fácil demandar medidas sustentables -y necesarias, si lo puedo repetir- pero debemos ser conscientes de lo que implica para las marcas más jóvenes de moda emergente.

Karen Ruz

Karen Ruz es una diseñadora de calzado con base en Guadalajara. Su marca homónima se caracteriza por la reinvención del clásico estilo Oxford, al cual le ha cambiado el color, estructura y materiales en su constante experimentación. Cómo zapatera reconoce que la elaboración artesanal de estas piezas aún emplea materiales y sustancias que distan mucho de ser sustentables. Desde pieles animales hasta pegamentos y químicos para su conservación. 

El sustituir esos materiales y reemplazarlos por algunos sustentables ha resultado imposible. Empecemos por el costo, el conseguir pieles veganas fue una de sus primeras opciones; y aunque el precio era un poco más alto, estuvo dispuesta a pagarlo. El problema es que el material no había sido empleado para calzado, por lo cual no se puede garantizar su calidad y durabilidad. Es por esto que la piel animal sigue siendo una opción. 

Karen evita los empaques innecesarios y plásticos, produce sólo bajo pedido y cuenta con la transparencia de su marca en la página. Además, colabora con maestros zapateros y talleres familiares. Esta es su manera de hacer lo mejor que puede mientras continúa experimentando e intentando encontrar alternativas que le permitan llegar a prácticas sustentables. 

Como creativos, debemos primero revisar todos los elementos disponibles que hay en nuestra localidad, los desperdicios, la transformación de los materiales y también la gestión del producto final; para que a través de esos puntos disponibles puedan empezar a crear algo

Diego Zúñiga

Diego Zúñiga es un diseñador de moda masculina de Tijuana, que vivió en Guadalajara pero ahora se encuentra en Ciudad de México. Su estilo es maximalista, urbano y con una paleta de colores en escala de grises y tonos neutros, aunque también pocos azules. Su principal reto al sumarse a la sustentabilidad es el encontrar materiales que puedan dar la calidad a la que sus clientes están acostumbrados. 

Una práctica que empezó hace algunos años fue evitar los empaques plásticos y hacer los envíos con papel o cartón que igual reflejan la identidad de la marca. Además, todo el desecho textil que se origina en su taller es donado a una persona que lo lleva a sitios de recolección o hace upcycling para proyectos personales. 

Si bien la clientela de Diego aún no demanda mayores medidas sustentables, es consciente de la importancia de estas. En sus planes está continuar en la búsqueda de textiles más responsables que le permitan continuar con la estética de la marca y la calidad que sus clientes esperan. 

Encontrar una buena proveeduría de fibras o materiales ahora que hay nuevos materiales. Encontrar la mejor calidad dentro de lo sustentable, en ocasiones los materiales ya pasaron por diferentes procesos y lo último que quieres es que le pase algo a la prenda una vez está con el cliente. Es por esto importante encontrar materiales de excelente calidad.

Almar

María Aguilar es la creativa al frente de Almar, marca de moda emergente que produce calzado de producción artesanal que se inspira en el mar. Tiene años con la marca y en la producción de cada par de sus zapatos intervienen hasta 10 personas en un pequeño taller. Uno de los principales reclamos de sus clientes es el uso de la piel, pero al igual que Karen, los materiales sustentables existentes no brindan la calidad necesaria para una pieza que implica este uso. 

Aún así María continúa con su experimentación, su última colección se elabora a partir de textiles que dan nuevas formas a los zapatos. La clave de sus prácticas responsables es la transparencia y los procesos éticos. El lograr un precio justo del producto, obteniendo una ganancia justa, pagando un sueldo justo a su cadena de producción. Todo esto con transparencia y honestidad. 

Para mi la sostenibilidad es algo que se puede sostener. Sí, tratar de ser amigables con el medio ambiente en todas las prácticas posibles. Pero igual de importante, pagar un precio justo en la cadena de producción, así como para el precio final al consumidor.

Así pues las moda emergente enfrenta un gran reto, sumar la sustentabilidad a sus prácticas mientras se consolidan como marcas sólidas. Sí, está en nosotros como clientes exigir más y mejores prácticas, pero desde la información. Por su parte, los diseñadores deben reconocer sus limitantes y trabajar para mejorar todo aquello que les es posible. Esto sin olvidar que aunque se tengan prácticas sustentables, son necesarias las prácticas éticas. Y esto no incluye sólo a la cadena de producción, sino también a los creativos y modelos que colaboran en sus campañas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: