Blog

“¿El tuyo o el mío?” El verdadero problema de los viajes por avión de las celebridades

Compartir:

Kylie Jenner, Travis Scott y hasta Elon Musk, la opinión pública condena los vuelos de los famosos por afectar el medio ambiente


¿Realmente estamos haciendo algo por el planeta? ¿Todo nuestro esfuerzo vale? Son dos preguntas que me vinieron a la mente cuando gracias a Twitter, vi un hilo donde enlistan a los famosos que más contaminan al medio ambiente por tomar vuelos en avión para distancias pequeñas. 

Por un momento pensé: toda la comunidad sostenible está haciendo su gran esfuerzo, mientras que celebridades como Kylie Jenner o Travis Scott, que están tomando vuelos de 12 minutos con un costo ambiental altísimo. Y lo peor es que tal parece no preocuparles siquiera el  impacto ambiental. ¿Es el privilegio? ¿Es el dinero o la posibilidad? Si tuviéramos el mismo recurso que ellos, ¿actuaríamos igual? Las preguntas siguen rondando mi cabeza. 

Según el diario de noticias The Guardian afirma que tomar un vuelo de 17 minutos resulta en una contaminación de al menos una tonelada de emisiones en dióxido de carbono y, cito, “aunque no sea una gran cantidad, representa un cuarto del total de la huella de carbono de una persona promedio”.

Lo más impactante es que según el diario, si se hace una comparación con el mismo trayecto al auto (40 minutos) solo resulta una muy pequeña fracción de las emisiones. ¿Por qué a la gente rica no le gusta viajar en auto?

¿Vuelos inocentes en avión privado o indiferencia climática?

Debido a la gran polémica de los vuelos cortos hechos por famosos, usuarixs en redes sociales han reaccionado y han creado cuentas que siguen y rastrean los vuelos de las celebridades. Existe, por ejemplo, una cuenta creada por un estudiante de la Universidad de Florida Central que rastrea los vuelos del avión de Elon Musk. 

Según la cuenta Celebrity Jets Account (una cuenta en Twitter que se dedica a rastrear los vuelos de los famosos), Jenner no es la única famosa que toma vuelos cortos. Según una lista publicada por la cuenta, desde junio a julio, las celebridades que han tomado vuelos con corto tiempo son: Floyd Mayweather, Drake, Kenny Chesney, Jack Nicklaus, Kim Kardashian, Mark Wahlberg y, por supuesto, Kylie Jenner. 

Asimismo, The Guardian manifiesta que los vuelos de los Jets privados en Estados Unidos representan el 4% de todas las emisiones de la industria de aviación y a pesar que de entrada representa un número “bajo”, si lo traducimos a gases de efecto invernadero representa al menos 33 millones de toneladas. Esto es más que lo que produce Dinamarca. 

La cantidad de carbono expedido por un humano promedio en el mundo es de cuatro toneladas por año y según The Guardian, la celebridad que más causó emisiones de dióxido de carbono fue Drake con cinco toneladas tomando en cuenta el tiempo (un vuelo de 18 minutos), combustible y tipo de avión. Le siguen Mark Wahlberg con cuatro toneladas por un vuelo de 40 minutos y Kim Kardashian con tres toneladas por un vuelo de 30 minutos.

¿Qué podemos hacer nosotrxs?

Leer estas cifras, estos números puede que te esté generando más ecoansiedad y créeme que eso es lo menos que deseo con esta columna. Es importante conocer estas cifras para mantenernos informadxs y sobre todo firmes con nuestras buenas prácticas con respecto al medio ambiente. Saber perfectamente que este tipo de acciones nos superan es punto primordial para entender que nuestro esfuerzo cuenta y cuenta mucho. 

En términos de industria, se ha encontrado que los transportes terrestres como el tren emiten menos contaminación, así como el uso de transporte público como el metro, el autobús o incluso la bicicleta. Lo ideal es que se planteen nuevas alternativas de transporte, mismas que puedan ser amigables con el medio ambiente y asimismo reduzcan visiblemente la emisión de gases de CO2. 

Sin embargo, existe una problemática la cual abarca el gran poder de las élites por seguir realizando prácticas que a la larga generan más contaminación que una persona promedio. Quizás ahí está el punto principal del cambio.