Blog

Hablemos de la navidarks: Sobre desechar (limpiezas de clóset) y los regalos (intercambios) en estas fechas

¡Viva la blanca navidad y feliz año nuevo tempranero, wiiiii! Estamos a bien poquitos días de terminar el año y cerrar un ciclo más en nuestras vidas ¡yeeeei! Estas épocas siempre me hacen recordar lo agustín que la pasaba cuando estaba chiquita; esperando los regalos de los Reyes Magos y cómo para que los Reyes llegaran a casa de mis papás siempre era necesario la tan odiosa: limpieza anual de habitación que mi mamá nos hacía llevar a cabo. ¡Chiwawas!

En ese momento yo odiaba tener que ver qué cosas de mi clóset ya no me quedaban o ya no servían. Así mismo con mis juguetes, mis cuadernos, mis accesorios ¡todo! Mi mamá nos hacía revisarlo todo porque para ella era importante empezar el año con la casa limpia a profundidad. Tal vez por esto es que eventualmente y agregando mi interés por la moda responsable, desarrollé una técnica específica para hacer limpiezas de clóset (y esa la puedes consultar aquí 😛)

Así mismo -qué oso con el recorrido de mis recuerdos de la infancia que les estoy dando, discúlpenme prometo que esta historia tiene un punto-; también me acuerdo de las bolsas negras de basura en donde guardábamos todo lo que, de esas cosas que ya no queríamos o no nos quedaban. Que después regalaríamos, primero a mis primos o gente que conocíamos y teníamos la confianza de pasarnos cosas entre nosotros; y luego a diferentes personas que aunque no conocíamos sabíamos que la necesitaban, es decir, donábamos la ropa.

Y precisamente esa experiencia hizo que poco a poco entendiera el verdadero punto de la donación de ropa: AYUDAR.

Cuando haces una limpieza de clóset y quieres donar ropa para alguien; lo primero que debes preguntarte es si tú te ofenderías si alguien te diera eso que tú pretendes regalar. La ropa que dones debe estar en buenas condiciones para que ayudes a alguien que lo necesita, no para que tú te limpies la consciencia.

Sobre las donaciones

En ese sentido, también debes investigar muy bien a qué asociación la vas a ir a dejar. Debemos entender que si toda tu ropa es, por ejemplo, de mujer talla S, probablemente no servirá si la donas a un asilo donde su población predominante son hombres, y al contrario; solamente estarías pasando tus desechos a alguien más, eso no sería muy responsable de tu parte. Investigar esto es relativamente fácil. Con una googleadita la armas, te lo prometo. Pero si no te dan ganas de todas formas aquí tengo este otro artículo donde te dejo algunas asociaciones de confianza en donde puedes donar seguro de que tu ropa se reusará (: 

Recuerda siempre que los dos básicos de la donación son: en buenas condiciones y limpia. De esta forma sí le servirá a alguien más y no sólo le estarás pasando, literalmente, tu basura.

Conforme fui creciendo y después de muchas limpiezas de clóset con mi mamá, me di cuenta que también muchas veces la ropa que terminábamos sacando; era ropa que la gente me regalaba y no me había gustado o no me había quedado. Por eso les traigo la siguiente reflexión en esta nota: no regales ropa si no conoces realmente los gustos de la persona a quien le quieres dar ese presente.

Sobre los regalos

Es una excelente época del año para reflexionar sobre el significado de un regalo. ¿Qué significa para mí (y para la otra persona) generar ese regalo? No te voy a mentir, muchas veces yo he regalado cosas por compromiso :/ y lo más seguro es que esos regalos terminen siendo, inevitablemente; desechados por la otra persona.

Según la directora general de Planeación y Coordinación de Políticas de la Secretaría de Medio Ambiente (SEDEMA) de la Ciudad de México en el 2016, Yolanda Alonso; durante diciembre el número de residuos diarios aumenta un 25%. Esto se debe, principalmente, a los empaques que se utilizan para hacer y dar regalos.

Yolanda Alonso lo dejó claro “la mayor parte de lo que se compra son residuos”, puesto que “lo esencial es lo que se va a usar pero a cambio eso genera casi 1 kilogramo de residuos” El papel envoltorio, el moñito que se tira + el embalaje del mismo producto como tal (que eso en realidad a veces ya no depende tanto de nosotros pero pues está ahí y finalmente si no nos deshacemos de ellos de forma correcta va a parar a un relleno sanitario).

Ahora imagina que además de esto, lo que le regalas a la otra persona ni siquiera le gusta u.u, los residuos aumentan todavía más y peor tantito, si ese residuo de regalo que no nos gusta es algo tan difícil de reciclar como los textiles pues la cosa se pone más fea.

Por eso te propongo un ejercicio, cada vez que quieras hacer regalos a alguien piensa en si lo conoces lo suficiente como para darle algo que tendrá que usar muchas veces en su vida.

¿Mi recomendación? Si quieres regalar ropa, regala básicos que sabemos que todxs podemos usar y a todxs nos sirven, un plus si encuentras básicos de calidad pues mucho mejor (hay varias opciones en el shop de luvit, te lo prometo). Pero si no, regresemos a la reflexión sobre lo que significa un regalo y piensa que a lo mejor y puede no ser algo material: Regala una playlist con canciones que te recuerden a esa persona y compártesela a través de un código QR personalizado, hay mil apps de códigos que te dejan hacer eso; ¿eres bueno en algo? Regala una clase personalizada de eso en lo que eres bueno.

***

Como siempre, estas son algunas ideas y gracias al cielo la creatividad es infinita. A ti se te puede ocurrir algo mejor, algo que como regalo en realidad ame la otra persona. Ninguna solución al mal manejo de residuos es definitiva. Pero empezar por poner en práctica las opciones que si puedes llevar a cabo, es un gran avance en sostenibilidad personal.

Fuentes de información

https://www.elsoldemexico.com.mx/metropoli/cdmx/la-otra-cara-de-la-navidad-basura-contaminacion-y-malgasto-energetico-en-la-cdmx-544843.html

https://www.modaresponsable.mx/post/no-tires-tu-ropa

https://www.modaresponsable.mx/post/dónde-dono-mi-ropa

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: