Blog

Inteligencia Artificial y fórmula responsable en una fragancia

La revolucionaria historia de Paco Rabanne se inició en la década de los años sesenta. Ese año se presentó la primera colección de la marca compuesta por tan solo 12 vestidos pero que por su construcción y materiales cambiaron la industria. Desde el principio, Paco Rabanne tenía un toque sexy, irreverente y con miras a un futuro utópico. Esta historia disruptiva continuó con la presentación de su primera fragancia que los llevaría a posicionarse en el mercado de la perfumería. 

La realidad es que Paco Rabanne sabe cautivar a las generaciones más jóvenes y entiende exactamente cuales son las medidas a tomar en materia de innovación cuando se lanza un nuevo producto. Pero con una generación preocupada no sólo por los avances tecnológicos, sino también por la sustentabilidad, ¿cómo crear una fragancia para la generación Z? Pues la respuesta a esta pregunta es el nuevo Phantom, la nueva fragancia masculina de Paco Rabanne.

La botella

Continuando con la estética retro-futurista característica de la marca; la botella de Phantom es un robot plateado que por su diseño, se convierte en un objeto coleccionable. Pero cuando hablamos del diseño no nos referimos sólo a su estética. El pequeño robot cuenta con un chip NFC en la cabeza que al acercar tu smartphone te ofrecerá contenido exclusivo relacionado con este vanguardista concepto. Una botella tan épica y de colección no puede ser desechable. Es por esto que la versión de 150 mililitros es además rellenable. 

La fragancia

Una vez que entendemos la botella, es momento de hablar de la fragancia. Es esta también una de las más importantes innovaciones de Phantom. Para su desarrollo, se mezcló la expertise de maestros perfumistas con la Inteligencia Artificial para lograr Creatividad Aumentada. Esto significa que valiéndose de las cualidades de ambas partes, se potencializa el resultado deseado. 

El diseño de la fragancia inició con la intervención de cuatro perfumistas: Long Doc, Juliette Karagueuzoglou, Dominique Rapio y Anne Flippo. Ellos desarrollaron una fórmula base que posteriormente con la ayuda de la Inteligencia Artificial se potencializa. Esto no sólo tiene la capacidad de hacerte oler mejor, sino también de hacerte sentir mejor. Gracias a la neurociencia, se conocen cuales son las reacciones que provocan ciertos aromas en nuestro cerebro. Phantom puede provocar tres emociones relacionadas con un estado de bienestar: sensualidad, estado de alerta y energía. 

Formula responsable

Como resultado se obtiene una fragancia donde el limón y la lavanda se hacen presentes. Pero regresando a temas de sostenibilidad, a la fórmula se le considera responsable. Los ingredientes son 100% de origen natural y se adquieren de proveedores certificados; cuidando así al Planeta y sus habitantes durante la elaboración de Phantom. 

Países como Indonesia y Haití se ven beneficiados de los acuerdos comerciales que surgen para elaborar esta fragancia. Incluso, el vetiver que se obtiene de Haití cuenta con un certificado For Life, el cual avala el origen ético, social y ambientalmente responsable de los ingredientes. La lavanda es también de origen orgánico y se trabaja junto con los demás ingredientes en Grasse. 

Phantom es un nuevo ejemplo de cómo hacer perfumería: el atractivo diseño de su botella, la experiencia de entretenimiento por medio de su comunidad, la relación con la neurociencia e Inteligencia Artificial y claro; el respeto por el medio ambiente y sus colaboradores. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: