Blog

La Bóveda Global de Semillas

Compartir:

¿Qué fue primero, la manzana o la semilla? Según el pecado original, fue la desobediencia de Adán y Eva al morder el fruto prohibido. Pero definitivamente la historia y la ciencia nos han enseñado que sin semillas no hay sustento que morder y que nada permanece estable de manera indefinida. Todo está sujeto al cambio, incluso en el paraíso. Vivimos en un mundo que nos lo recuerda a cada rato; regido por sus leyes naturales, donde la adaptación sirve para preservar la vida. En las últimas décadas hemos contribuido y atestiguado grandes pérdidas de biodiversidad en el planeta, dejándonos vulnerables frente a la adaptación.

Según el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), de continuar así, las personas más vulnerables del mundo no podrán adaptarse al cambio climático ni producir alimentos

Es tiempo de hablar de las semillas y la importancia de su diversidad.

El desarrollo agrícola supone uno de los medios más importantes para poner fin a la pobreza extrema y lograr alimentar a una población cada día más numerosa. Se espera llegue a 9.700 millones de habitantes para el 2050.

Las semillas, pieza clave para la agricultura y su diversidad pieza clave para nuestra supervivencia, de ahí surgió la idea de contar con un búnker que las resguardara. Una forma de asegurar el abastecimiento para el mundo a manera de copia de respaldo. Un búnker que sirve como iCloud y que es mejor conocido como el Banco Global de Semillas de Svalbard, Noruega.

El búnker se inauguró en 1984 a 150 metros de profundidad y 130 metros sobre el nivel del mar. Pero fue hasta el 2008 que abrió sus puertas a las semillas del mundo convirtiéndose oficialmente en el Banco Global de semillas. El edificio es capaz de soportar cualquier desastre y el paso del tiempo, inclusive bombas nucleares o asteroides. Es propiedad de Noruega y pone a resguardo mas de 6000 especies provenientes de 249 países. México es el usuario con mayor número de especies enviadas, más de 79,802 muestras de respaldo. Es decir, que por cada 6 semillas almacenadas, hay una proveniente de México. 

La diversidad genética que representa cada una de estas semillas supone oportunidades de triunfo para que nuestra especie siga gozando de los múltiples paraísos otorgados por la naturaleza, y es que en ellas se encuentra la clave para adaptar la producción de plantas a diferentes condiciones de crecimiento. Esto se traduce a ecosistemas agrícolas aptos, ayudándonos a enfrentar nuevas enfermedades, plagas, pandemias, escasez de alimentos, un clima más impredecible, o guerras.

La importancia de Svalbard

Primer ejemplo de ello fue la guerra civil en Siria. En 2015 expuso la importancia de contar con un búnker de semillas a nivel mundial. Ante las amenazas de atacar el banco de genes en la ciudad de Alepo (Siria), sus científicos se vieron obligados a pedirle a Noruega la copia de respaldo de sus semillas para poder cultivarlas en un área más segura en ese entonces, posibilitando tener el resguardo de sus cultivos.

En los últimos años crisis económicas, meteorológicas o una pandemia, nos han servido para reconocer la importancia de seguir contando con este iCloud genético del fin del mundo. El cual cumple su función ante la crisis que se presente. El Covid-19 empeoró la inseguridad alimentaria al interrumpir las cadenas de suministro y se elevaron los precios de los productos básicos agrícolas a un 40%.

La guerra entre Rusia y Ucrania también está afectando directamente la seguridad alimentaria. Y una vez más, los países peor ubicados en el mapa los primeros en resentir las consecuencias mas graves. Los más vulnerables. 

Como dato curioso, Rusia es el país número uno en la exportación de trigo, mientras que Ucrania el cuarto. También ambos están listados entre los primeros lugares con respecto a la exportación de cebada y centeno. Empezado este conflicto bélico, no pasaron ni dos meses sin que el ticket de la canasta básica lo resintiera.

¿Ves como todo está conectado con la agricultura?

En las próximas dos décadas el rendimiento de los cultivos alimentarios de todo el mundo caerá un aproximado del 33%. Esto por culpa del aumento de las temperaturas desencadenando mas hambre en el mundo. Gracias a este servicio de almacenamiento de diversidad genética, o iCloud de semillas mundial pronto habrá agricultores cuyas futuras cosechas podrán producir mayores rendimientos o plantas más resistentes a las sequías. 

Los paquetes de semillas que un día fueron congelados y archivados en una nube de almacenamiento a 150m de profundidad de una montaña en Noruega podrían salvar a la humanidad.