Blog

La Crisis Hídrica de las últimas décadas

Compartir:

En Nuevo León, recientemente llegaron los horarios de distribución de agua; en ciertas zonas se declaró que únicamente brindarán el servicio de 4 a 10 de la mañana. Las presas que abastecen Monterrey y su zona metropolitana están vacías, queda de ellas aproximadamente un 2% y un 9%. Me pregunto, ¿Existen suficientes protestas por parte de la ciudadanía? El pueblo, los pueblos, llevan semanas sin recibir agua. El Estado no da abasto, aquellos estados que reportan constantemente sequías en nuestro país son Sinaloa, Valle de México, Sonora, Chihuahua, Guerrero, Tamaulipas y Nuevo León. Aunque en realidad, se pudiera decir que toda la república sufre de desabasto. Principalmente las industrias y las ciudades, pero también los ciudadanos, hemos sobreexplotado y contaminado el recurso del agua. ¿Existe una crisis hídrica hoy en día?

¿Qué es una Crisis Hídrica?

A pesar de que salga agua del grifo sin limitaciones en algunas casas, la ciudad puede estar enfrentando una crisis de agua. 

Una crisis hídrica lleva al gobierno a limitar el agua potable disponible para los ciudadanos. Cuando la demanda de agua es mayor a la cantidad disponible, se habla de un estrés hídrico y por ende se dice que existe una crisis hídrica. Algunas causas de una crisis de agua son: la falta de infraestructura hidráulica en buenas condiciones (presas dañadas, almacenamientos con fugas, tratamientos ineficientes, etc), mala gobernanza, corrupción y falta de soluciones basadas en la naturaleza. Aunque el agua potable es un recurso básico necesario y cada ciudadano debe tener acceso, millones de mexicanos y habitantes de otros países internacionales, carecen de él. 

Las ciudades que sufren una crisis hídrica experimentan problemas de carácter social, ambiental y económico. Los habitantes deben reducir su consumo de agua en las actividades domésticas, de aseo, cultivo, uso profesional y recreativo. El tema de la escasez de agua suele comenzar como un problema lejano para algunos pero después el resto de la población resiente de una u otra manera los estragos. 

La infraestructura hidráulica, como presas y almacenamientos, requiere de inversiones millonarias para su construcción, uso, mantenimiento y reparación. Es por eso que un país como México, no siempre cuenta con la inversión necesaria para mantener en funcionamiento su red hidráulica. Inclusive en algunas regiones de nuestro país, las comunidades no se encuentran para nada conectadas a esta red de abastecimiento. 

¿Por qué hay menos lluvias en la actualidad que en el pasado? 

Así es, el cambio en la frecuencia de lluvias es otra consecuencia del famoso cambio climático. Ya que, el incremento de la temperatura global, interviene en el comportamiento de los océanos, los ciclos de agua (ej. modifica los patrones de lluvia) y genera una mayor intensidad de sequías.

De acuerdo al Informe de políticas de ONU-AGUA, sobre el cambio climático y el agua, se estima que por cada grado de calentamiento planetario, un 7% de la población global estará expuesta a una disminución de 20% de agua. 

¿Cómo podemos solucionar la Crisis Hídrica? 

El cambio climático (escasez de lluvias) y el costo elevado/ impagable de las infraestructuras hidráulicas no son los únicos factores para que suceda una crisis hídrica. Este problema también se debe a la mala e injusta gestión del recurso por parte del gobierno. 

México no cuenta con una distribución equitativa de agua potable; debido a esta injusticia social, la crisis hídrica sigue empeorando. Las instituciones públicas deben de cambiar sus administraciones poco inclusivas, y a su vez poner el bien de la sociedad mexicana por encima de actos de corrupción y ganancias económicas. Es necesario observar el problema de la escasez de agua como un tema social serio que afecta a todos los ciudadanos. 

A los mexicanos, no les alcanza pagar una buena cantidad de dinero para obtener un servicio privado de calidad, ni tampoco el gobierno puede invertir en infraestructuras y subsidiar para que el agua esté al alcance de todas y todos. En nuestro país, existen problemas técnicos, aspectos normativos y administrativos de la gestión del servicio de agua que impiden su abastecimiento. 

Por otro lado, existe una cultura de irresponsabilidad por parte de los usuarios; hay ciudadanos y sobre todo empresas que tienen niveles irracionales de consumo. En México, la industria agrícola es la que más utiliza agua, estados como Sonora y Sinaloa destacan en las estadísticas del SINA (Sistema Nacional de Información sobre cantidad, calidad, usos y conservación del Agua) por sus grandes superficies de riego. 

***

Una solución a pequeña escala es la creación de campañas educativas que promuevan la reutilización de agua dentro de las viviendas, para que los usuarios disminuyan su uso irracional. También, es posible promover el uso de productos biodegradables para evitar contaminar ríos, lagos y acuíferos. La implementación de leyes, normas y programas ambientales, puede volverse una solución a mediana y gran escala, ya que limitaría el consumo de las empresas.

La escasez del agua, aparte de ser un problema ambiental, surge debido a la desigualdad socioeconómica. La inequidad provoca injusticias sociales en la repartición del agua. Es necesario evitar que el privilegio de algunos nuble la realidad en la que se vive. Esa realidad, en la que solo unos pocos, tienen acceso a un recurso necesario para sobrevivir. Es tiempo de hacernos responsables sobre nuestros usos del agua y pedirle a las industrias contaminadoras y consumidoras que se responsabilicen también.