Blog

La revolución ambiental y social de Cherán, Michoacán

En México el crimen organizado llevó al país a una ola de violencia con picos históricos a finales de la primera y principios de la segunda década del país. El narcotráfico diversificó sus actividades y pasó del tráfico de droga, a la explotación de recursos naturales, privación de la libertad y extorsión. Infinidad de pueblos fueron azotados por este cáncer, pero está la historia de uno que decidió luchar por el bienestar de su comunidad y sus bosques: Cherán en Michoacán. 

La historia comienza en 2008, cuando personas del crimen organizado llegaron a los bosques de Cherán y comenzaron a talar de manera ilegal para traficar con su madera. De 100 a 200 camiones diarios bajaban llenos de troncos procedentes de estos espacios naturales. La población se sentía impotente y el gobierno local parecía estar coludido. 

Las mujeres empezaron a preocuparse tanto por su comunidad como por el medio ambiente. Conscientes de la importancia de los pinos para la captación de agua y purificación del aire; veían un enorme problema ambiental en la tala que había acabado con al menos la mitad de sus bosques en tan sólo tres años. No sólo eso, los criminales amenazaban con atacar a la población cuando los pinos se terminaran y pretendían plantar aguacate en las zonas deforestadas. 

El levantamiento

Las mujeres decidieron poner un alto y empezaron a organizar a la comunidad. Fue así como en abril del 2011 empezaron a sonar las campanas para convocar al pueblo a levantarse en armas. Se le cerró el paso a los camiones y se tomó como prisioneros a los delincuentes. A la policía y gobierno local se les sacó del pueblo y se les prohibió su regreso. Cherán decidió regresar a un sistema de gobierno común en las comunidades purépecha con un consejo local y apartidista. 

Fue así como a partir de ese año Cherán logró un gobierno de autogestión. Las cuatro regiones del municipio eligieron líderes que conformaron el Concejo Mayor de Gobierno Comunal. Además, se instauró la Ronda Comunitaria; encargada de controlar el acceso al pueblo, patrullar la comunidad y proteger los bosques. El Gobierno Federal respalda su decisión de formar su propio sistema de gobierno y su decisión de no participar en elecciones ni permitir la entrada de partidos políticos. 

Sí, Cherán es una mejor comunidad, con índices de violencia mínimos en uno de los estados que peores estadísticas tienen a nivel nacional en materia de delincuencia. Pero esa independencia, autogestión y capacidad de organización; también convierte a esta comunidad en un ejemplo de preservación y cuidado ambiental. 

Los desechos

Es común ver en México comunidades llenas de basura en las calles. La falta de sistemas de recolección y falta de educación ocasiona que, desechos varios terminen apilados al aire libre. Bueno pues Cherán cuenta con un sistema propio de captación y proceso de desechos, en donde la basura se separa en 6 categorías para su correcto tratamiento. Aquí incluso se elabora composta que es empleada en los viveros de la comunidad. 

El tema de recolección es también tarea de todos. Además de una alta conciencia entre la población; la Ronda Comunitaria se encarga de procesar y penalizar delitos menores. Entre los castigos están los días de cárcel y el trabajo comunitario. El trabajo comunitario casi siempre termina por ser recolección y tratamiento de desechos en las calles. 

Los bosques.

El Consejo Mayor decidió prohibir el cultivo de aguacate en Cherán. Sí, puede que esta sea una oportunidad de negocio millonaria, pero el aguacate necesita mucha agua y es poco el CO2 que procesa. En cambio los pinos ayudan con la captación de agua y procesan bastante CO2 para convertirlo en oxígeno. 

Desde el 2011, se han restaurado aproximadamente 20,000 hectáreas de las perdidas durante el periodo de la tala clandestina. Esto gracias a un elaborado sistema de reforestación que comprende desde la instauración y cuidado del vivero local, donde crecen los futuros pinos que habitan el bosque; hasta rigurosos controles de tala. 

El agua 

Este es un tema que preocupa y ocupa a los habitantes de Cherán, fue una de sus principales defensas para lograr su autonomía. Además de la intensa reforestación, la comunidad de Cherán construyó un Sistema de Captación de Agua de Lluvia en el cerro Kukundicata. 

Este se presume cómo el más grande de América y su construcción llevó cuatro años. El sistema aprovechó el cráter en el cerro para colocar una geomembrana que recolecta el líquido. Posteriormente este se dirige a un sistema de purificación y termina en dos cisternas de 50 y 500 metros cúbicos. 

Además, el sistema opera de manera sustentable gracias a paneles solares que le proveen de energía eléctrica. Gracias a esto, 15 comunidades alrededor de Cherán cuentan con acceso a agua potable. Además, el agua se usa en una planta de purificación y embotellamiento para ofrecer agua para consumo humano a precios justos a los habitantes. 

Sin lugar a dudas, la historia de Cherán es algo increíble. Una comunidad que valientemente defendió a sus compañeros y al medio ambiente. La solidaridad ha sido pieza clave para entender la importancia de trabajar en conjunto por el bien de la comunidad y el Planeta. 


Imagen en portada de Eneas De Troya,
La plaza central de Cheran, con la carpa que dispusieron para la #CaravanaCheran

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: