Blog

Manglares en México, ¿cuál es su situación actual?

Los manglares son un tipo de humedal que se componen de una o más especies de mangle. Los mangles son especies de árboles que tienen origen terrestre, pero la evolución les ha permitido adaptarse a zonas con inundaciones o cuerpos de agua. Actualmente México cuenta con 6% de los manglares a nivel global, lo cual nos posiciona como el país número cuatro en el tema. 

Actualmente, México cuenta con 950,086 hectáreas de manglares en sus costas. Es curioso mencionar que casi todas las costas del país cuentan con presencia de estos ecosistemas. En México los manglares aumentaron en comparación al 2015. Esto se debe a dos cosas: la primera son los programas de recuperación y protección de manglares del Sistema de Monitoreo de Manglares en México. La segunda, gracias a los avances tecnológicos; ahora reconocemos zonas de Sian Ka’an y Uaymil, que antes no se entendían cómo manglares, como parte de ellos. 

Los manglares aportan mucho a la vida en el Planeta. Para empezar son zonas de alimentación, reproducción y refugio para especies de crustáceos, peces y aves. Se consideran sistemas naturales para el control de inundaciones. También funcionan como barreras para los huracanes, evitan la erosión en las costas y fungen como filtros naturales para el agua, evitando entre otras cosas la salinización. Claro, cumplen además con un propósito económico y turístico por su gran belleza natural. 

En cuanto a los principales retos para la conservación de los manglares podemos encontrar causas humanas y naturales. En las naturales están los huracanes, por ejemplo, en octubre del 2018 el huracán Willa impactó el occidente del país. Esto ocasionó profundos daños en la frontera de Nayarit y Sinaloa. 

Pero, la realidad es que el principal enemigo de los manglares es la actividad humana. En promedio, México pierde 10,000 hectáreas de manglares a causa de la deforestación. La madera se emplea como combustible, con otros fines propios de la industria maderera o simplemente se tala por el crecimiento de la mancha urbana e industria del turismo. 

En el país, se llevan a cabo diferentes actividades para la protección y recuperación de los manglares. Entre las medidas destacan la reforestación y la limpia de canales. En esta participa personal de gobierno, voluntarios de asociaciones y miembros de comunidades cercanas al manglar. 

Por último, como ciudadanos debemos recordar la importancia de reducir nuestra huella de carbono. El cambio climático impacta en procesos naturales que terminan por afectar a los manglares. También cuando visitemos las zonas costeras debemos ser conscientes y responsables de nuestras acciones y evitar que nuestro impacto ahí sea negativo. Si decides visitar un manglar aprende sobre cómo apoyar y evita participar en actividades y hospedarte en desarrollos que poco han hecho por estos importantes ecosistemas. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: