Blog

Moda de segunda mano en México, de las pacas al e-commerce

Compartir:

La moda de segunda mano se convierte en una creciente tendencia a nivel mundial. Existen estudios y expertos que prevén que para el final de esta década, la moda de segunda mano superará a la moda de venta -retail-. Podemos hablar de numerosos beneficios para el medio ambiente, el prolongar el tiempo de vida de una prenda nueve meses más reduce su huella de carbono en un 30%. En el caso de bolsos de lujo podría reducirse hasta el 90%. Impresionante, ¿no? 

Claro, la generación Z y los millenial están preocupados por el Planeta y estas son razones suficientes para poner los ojos en la moda de segunda mano. Pero, ¿sabes cómo empezó esta tendencia en México? Nada tiene que ver la preocupación por el medio ambiente cuando tus padres o abuelos ya iban a los tianguis y encontraban las atractivas “pacas”. 

La segunda mano en México

Comprar ropa de segunda mano era una práctica muy común en el norte del país. Antes de 1994 y la existencia del Tratado de Libre Comercio, era difícil encontrar ropa de marcas estadounidenses en México. Debías tener la posibilidad económica para viajar a Estados Unidos y adquirir estas prendas. Pero, para aquellos que no tenían la oportunidad de hacerlo, existían las pacas

Se trata de paquetes de ropa que provienen de desecho textil de Estados Unidos, puede que sean de recolección, donación o saldos de tiendas. Dichos paquetes cruzaban la frontera y se ofertaron a precios accesibles en los tianguis o rodantes -como se les dice en el norte- del país. Ahí la preocupación no era el medio ambiente, pero al tener un vecino consumista y vivir en un país en vías de desarrollo, representaba una excelente oportunidad para acceder a ropa que no se podía encontrar en México. 

Esta práctica permeó en el país y se extendió por el territorio, poco a poco esto representaba incluso una oportunidad para encontrar prendas de mercados high-end o lujo a un excelente precio. Lugares como la Lagunilla se volvieron un centro cultural y buscadores de tesoros frecuentaban la zona para encontrar piezas únicas e históricas. 

De manera informal, la moda de segunda mano se fortaleció en México. Pero de nuevo, no fue hasta los últimos años cuando la preocupación ambiental nos invadió que esta industria se disparó y empezó a ser parte de modelos llenos de innovación y tecnología. Poco a poco empezaron a surgir tiendas vintage en las zonas creativas y turísticas de las principales ciudades del país. Aquí la curaduría de los productos era más cuidada, se hacían los arreglos necesarios y se ofertan prendas que se podía tener la confianza y seguridad que eran de buena calidad y una historia sana. 

Lo mismo sucede con los bazares, una práctica cada vez más común donde se pueden encontrar personas dedicadas a la comercialización de piezas de segunda mano. Curioso es encontrar además, dentro de estos bazares, actividades donde se incentiva el intercambio de prendas. Tal vez esa que para ti ya no es atractiva para alguien más lo es, y puedes cambiarla por una que a esa persona ya no le sirva.

Transformando el mercado global

En Google la tendencia de moda sustentable se disparó a nivel mundial a partir del 2018. Cada vez somos más conscientes de quién y cómo se hizo nuestra ropa y buscamos alternativas sustentables para vivir nuestro closet. Somos conscientes que es irresponsable comprar ropa nueva para una ocasión especial, y buscamos alternativas para circular. Sí, esa sensación de estrenar aún nos hace felices, pero nos hace aún más felices hacerlo sin dañar el medio ambiente. 

En 2019, este mercado se expandió 21 veces más rápido que el comercio de ropa convencional. 

La pandemia de COVID-19 nos hizo reflexionar sobre nuestra relación con el medio ambiente y la generación Z se posicionó como la nueva al frente de las tendencias. Esto ha acelerado aún más su crecimiento. Según un informe de ThredUp, se espera que el mercado de la moda de segunda mano de EE. UU. triplique su valor en los próximos 10 años, de 28 mil millones de dólares en 2019 a 80 mil millones de dólares en 2029. (Forbes 2021).

Es evidente que el consumidor busca apoyar a modelos de reventa a nivel global. Las grandes cadenas de comercialización tradicional, empiezan a ver los beneficios de unirse a este cambio. Walmart y JC Penney colaboraron con ThreadUp mientras Nordstrom, Levi’s Patagonia y H&M están poniendo a prueba programas de reparación y tiendas de artículos usados. La empresa china de comercio electrónico Alibaba Group lanzó un mercado de consumo de reventa llamado Xianyu; donde los usuarios pueden comprar y vender productos de segunda mano y utilizar el sistema logístico de la empresa matriz si así lo desean. Depop, una empresa con sede en Londres, ofrece un modelo de intercambio de ropa con un grupo de fans a nivel global, una gran parte de los cuales son de la generación Z.

Si las empresas no están explorando el mercado de segunda mano para sus productos, un competidor más inteligente capturará el valor de sus bienes usados. Se espera que el sector minorista de moda se reduzca un 15% entre 2019 y 2029, mientras que se espera que el mercado de segunda mano en línea se expanda en un 69% durante el mismo período.(wri organization 2020)

Nuevas alternativas en Latinoamérica 

La era digital nos hizo encontrar nuevas maneras de interactuar y los modelos de negocio evolucionan. La moda dio el obligado salto al e-commerce y nos brindó nuevas experiencias de comercialización. Esto junto con el boom de la industria de segunda mano, abrió las puertas a emprendedores que buscan contrarrestar el impacto negativo de la moda con soluciones tech-savy y responsables con el Planeta. 

Los últimos años han surgido emprendimientos en la región que hacen uso de estas innovaciones tecnológicas para circular moda. En México tenemos a Troquer, plataforma que se enfoca en prendas de lujo. De Uruguay vale la pena mencionar a Vopero, una plataforma que facilita la experiencia tanto de compradores como vendedores. En Chile Open Closet, una plataforma que desde su Instagram empieza a promover las piezas que puedes encontrar en su sitio. 

El futuro de la moda es circular. ¿Ya revisaste tu closet para dar una segunda vida a esas prendas? 

Forma parte de
nuestra comunidad
Suscríbete a nuestro newsletter para seguir aprendiendo cómo ser un ambientalista día a día.
Siempre respetamos tu privacidad.