Blog

Necesitamos hablar -y usar- sobre Baños Secos

Cuando inicié en Luvit me encontré con lugares donde tenían instalados baños secos. La realidad es que para mí no fue un choque tan radical, mis papás eran misioneros y de pequeño me tocó usar letrinas en poblaciones donde no existía drenaje. Con el paso del tiempo mi mente normaliza que lo ideal era utilizar agua limpia para transportar los desechos al ir al baño. 

Aproximadamente una descarga de WC convencional emplea entre 10 y 16 litros de agua. Calcula cuántas personas viven en tu casa, ¿en cuantas ocasiones van al baño? Si haces la cuenta podrías darte cuenta que desperdiciamos una cantidad importante de agua sólo en el WC. Este cálculo puede resultarnos alarmante si somos conscientes del estrés hídrico que enfrentan varias regiones del país en este y los próximos años.

El baño seco resulta en una alternativa ecológica que aprovecha la compostación y la disección para evitar el uso de agua corriente. Su instalación puede ser tan sencilla o compleja como el espacio que recibirá el baño seco lo permita. También se puede tener la opción de un baño que separe residuos sólidos de secos o que los mezcle. 

Si se trata de una edificación nueva, se puede contemplar un espacio debajo del baño para poder instalar contenedores donde se realice la composta. Estos contarán con un sistema de ventilación especial y se deberán vaciar cada seis meses. En el caso de llegar a un lugar donde no se puede realizar instalación especial; tan sencillo como colocar el “esqueleto” de un inodoro y dentro una cubeta. 

En este último caso la cubeta se debe cubrir al inicio con una capa de aserrín u hojas secas y se agrega otra después de cada evacuación. El aserrín ayuda a absorber los olores y al proceso de compostación. En México WCEco ofrece servicios de instalación de baños secos. Ya sea tazas con cubetas con y sin separación, o de cámara con y sin separación. Si la vivienda cuenta con el espacio suficiente -un jardín, por ejemplo- se puede instalar un espacio para compostar ahí mismo. 

Si no se cuenta con el espacio se programa una recolección mensual con WCEco quienes pasan por 4 cubetas llenas y deja cuatro vacías. El proceso de compostaje dura de seis meses a un año y el resultado es tierra que sirve como abono. Si bien, el pensar en heces en nuestros campos podría resultar algo repulsivo; la realidad es que después de un periodo mínimo de un semestre, el resultado es inocuo y no podría causar daño ni a los seres vivos ni al medio ambiente. 

En el caso de la orina, esta se puede mezclar una parte de orina por diez de agua y el líquido se emplea para riego. Ahora podemos encontrar diversos proyectos en el país que ya cuentan con este tipo de sistemas: desde Ectagono, Arca Tierra, El Terreno y hasta el hotel Niyana en Oaxaca.

Es momento de perder el miedo y emplear métodos que nos permitan no sólo evitar el desperdicio y contaminación del agua; sino también aprovechar los desechos orgánicos que aún pueden nutrir a la tierra. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: