Blog

Diferentes Opciones para el Árbol de Navidad

Llega la víspera decembrina y las fiestas se hacen presentes. Sea que forme parte de nuestra tradición o no, lo más común es encontrar elementos relacionados con la navidad. El árbol de navidad, coronas, esferas, luces y piezas para el nacimiento inundan las calles, los supermercados y las tiendas departamentales. Pero, ¿cómo decorar nuestros hogares de manera responsable para estas fechas? 

Enfoquémonos en lo más característico de la navidad: el árbol. La tradición es usar un árbol tipo pino, el cual se decora con diversos elementos y una serie de pequeñas luces. Debajo de él se puede colocar el nacimiento o los regalos, depende la creencia de quien lo monta. Pero conforme adquirimos mayor consciencia sobre nuestra responsabilidad ambiental, detectamos elementos que tenemos que modificar para llevar una navidad más sostenible. 

Existe cierta polémica sobre las diferentes opciones que existen; es por esto que decidimos hacer un breve análisis sobre ellas. Debemos ser responsables con nuestro presupuesto, nuestra huella ambiental y el tiempo que podemos emplear en la instalación o cuidados que nuestra decisión puedan ocasionar. 

Árbol natural

Esta es la opción polémica en el abanico de posibilidades. Consiste en talar un árbol de edad madura para llevarlo a casa y decorarlo. Entre los puntos positivos que representa esta opción están: durante su tiempo de vida el árbol produce oxígeno, se apoya a la economía local ya que algunos de los productores son personas dedicadas al campo. Además el árbol se puede compostar después de las fiestas y en muchos de los lugares se cuentan con planes de reforestación responsable. La principal problemática es que estamos talando un árbol para convertirlo en un elemento decorativo, lo que puede resultar alarmante para algunas personas. 

Entre las opciones para la Ciudad de México, se encuentra Árboles de Navidad Ajusco DF; una plantación forestal comercial no maderable. Entre sus puntos positivos cuentan la conservación de áreas naturales, y los árboles durante su crecimiento ayudan a recargar los mantos acuíferos, evita erosión en la tierra, evitan el crecimiento de la mancha urbana; captan CO2 y producen oxígeno. 

Árbol en maceta

Precisamente para evitar la problemática del punto anterior, desde hace algunos años iniciaron algunas plantaciones para ofrecer los arbolitos de navidad en maceta. La dinámica es sencilla, se pone en contacto con alguna de estas iniciativas, se solicita un árbol con las características deseadas y se recibe en casa. Los beneficios es que además de contar con los antes mencionados, se prolonga el tiempo de vida del ejemplar. Este árbol puede continuar en esta dinámica de ser rentado por mucho tiempo. Entre sus problemáticas están los cuidados que este necesita para sobrevivir mientras esté en casa; esto es un compromiso adquirido mientras lo tengamos con nosotros. 

Además, hay quienes argumentan que al trasplantarse cada año en una maceta, las raíces se pueden dañar si no se hace de manera adecuada. A esto debemos agregar que es tal vez la opción más costosa. Entre las opciones para rentar un árbol en la Ciudad de México está Reforestalia. Este proyecto forestal tiene entre sus múltiples actividades la renta de árboles de navidad. Se realiza el contacto, se programa la entrega, Reforestalia monitorea periódicamente el árbol para recolectarlo, una vez finalizan las fiestas. El árbol se trasplanta de la manera más responsable para garantizar su bienestar. 

Árbol de plástico

Esto podría resultar en otro debate dado lo irresponsable de nuestro uso de este material. El plástico se ha convertido en uno de los enemigos número uno y es necesaria su disminución, pero específicamente del plástico de un sólo uso. La realidad es que un árbol de plástico puede tener una vida útil que le hará pasar por generaciones. Tal vez en casa de la abuela aún coloquen cada diciembre con el que tus papás festejaban las fiestas de chico. La realidad es que si se cuida de manera responsable y se almacena con cuidado cuando no esté en uso, puede ser una buena opción para su tiempo de vida. 

El problema con este tipo de árboles está en su producción y el desecho. Durante su producción al ser un material derivado del petróleo, contamina demasiado. Además, los procesos para su pigmentación son también dañinos para el agua. Cuando sea momento de desechar el árbol, se debe tomar en cuenta que estamos enviando a la basura algo que permanecerá en nuestro planeta por mucho tiempo más. 

Alternativas creativas para el árbol de navidad

Ahora que si hablamos de creatividad, las opciones para montar un árbol son infinitas. Charlotte de No seas waste sugirió el realizar un árbol con desechos o elementos que se tengan en casa. Puede ser una pirámide de libros, de botellas vacías, de cajas y todo lo que se te ocurra. Tal vez podrías simplemente colocar sobre el muro una serie de luces para dar crear la forma de un árbol y decorarlo a gusto. Otra buena opción es recolectar ramas u hojas para realizar estas esculturas. 

Otro punto importante es entender que no todos los ecosistemas en nuestro país permiten el crecimiento de pinos. Es por esto que buscar uno si estás en un lugar como Mérida, representa no sólo la tala si no la huella de carbono en su transporte. Elefante Verde en Mérida nos pone el ejemplo con una estructura cónica que se realiza con malla de alambre y 8 postes. Aquí se enredan unas plantas conocidas como mala madre, y se atomizan cada 4 días. El árbol se decora con adornos hechos en casa a base de semillas y madera. Los postes y la malla se guardan para el próximo año y las plantas se trasplantan. 

Por otro lado están los árboles hechos a partir de tablas de madera las cuales se colocan una sobre otra de mayor a menor sobre un eje. Las tablas pueden girarse para dar la forma que se desea al arbolito. Si bien esta opción puede generar polémica ya que existen marcas que utilizan tablas nuevas; existen proyectos que rescatan y reciclan tablas de madera para este fin.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: