Blog

Operación Calma, maquila justa y bienestar social

Compartir:

Nelly Guinand y Pablo Centineo son una joven pareja de emprendedores, que como muchas otras; vio cómo su vida cambió a partir de la pandemia. Nelly es una diseñadora de moda venezolana con base en la Ciudad de México, cuya marca homónima es una sociedad con su pareja. Al inicio de la pandemia creció la preocupación de ambos por la situación laboral de las costureras con las que Nelly trabajaba para el desarrollo de sus piezas. De dicha preocupación surgió Operación Calma, un proyecto de bienestar social.

Todo inició en Nezahualcóyotl, donde se encuentra Margarita, una de las primeras colaboradoras con Nelly. Aquí inició la plática sobre cómo las maquilas se vieron afectadas por la recesión que surgió de la pandemia. Pablo y Nelly decidieron buscar un producto que pudiera continuar vendiéndose durante este tiempo y asegurar un trabajo justo para las costureras. Así fue cómo inició un esquema de trabajo ético para la elaboración de cubrebocas.

El producto resultaba el ideal: su elaboración es relativamente sencilla, por lo cual tanto una costurera experimentada como una que va iniciando pueden realizarlo sin problema. Es una pieza que se vendía muy bien durante los meses de pandemia y además; al hacer cubrebocas reutilizables, se reducían los desechos sanitarios. 

En México, una persona que trabaja en maquilas suele ganar un promedio de 3,000 a 5,000 pesos al mes. A esto se agregan jornadas laborales extensas, cargas de trabajo pesadas y algunas personas experimentan situaciones sociales familiares relacionadas con violencia, inseguridad, alcoholismo o delincuencia. Para Operación Calma, el llevar calma a las familias que forman parte de sus colaboradores implica ofrecer mejores oportunidades laborales para ayudarles a alcanzar un mejor nivel de vida.

Operación Calma en la Actualidad

Ahora, Operación Calma trabaja bajo un esquema de maquila justa con 300 personas en todo el país. La red de colaboradores se extiende a lugares como Nezahualcóyotl, San Juan Teotihuacán, Puebla y La Paz los Reyes. Pero este proyecto de bienestar social no se limita a la producción de cubre bocas. También se provee de herramientas como capacitaciones o equipo de trabajo óptimo para que estas personas puedan continuar colaborando con Operación Calma, pero también realizando proyectos independientes. 

Y esto es algo importante al momento de hablar sobre maquila justa, no sólo es necesario proveer un trabajo digno y bien remunerado; se necesita escuchar a los trabajadores y ayudarlos a trabajar con base a sus necesidades particulares. En muchas ocasiones queremos entender las relaciones laborales como paternalistas, pero la realidad es que una persona a la que se le provee la información y herramientas necesarias puede no sólo lograr un mejor nivel económico sino también alcanzar el estilo de vida que desea. 

En meses recientes se inició una estrecha relación con Mercado Libre, colocándose ahora como sus proveedores de bienestar social. Esto les ayudó a alcanzar el crecimiento antes mencionado pero también a lograr nuevas metas. Ahora se cuenta con un programa de recolección de cubrebocas para su adecuado proceso como desecho. Al ser un insumo de grado sanitario, no se puede reciclar, pero también se tiene que captar para evitar contamine. Otra de estas metas es lograr su certificación como Empresa B, proceso en el cual se encuentran.

Operación Calma surgió durante la pandemia con el propósito de dar calma en medio de la incertidumbre a cercanos de Nelly y Pablo. Con el tiempo, se transformó en un ejemplo de maquila justa y bienestar social que ahora provee un ingreso económico justo y constante a 300 personas y sus familias.