Blog

¿Por qué debería preocuparme por el agua que tomo?

Compartir:

Desde pequeños se nos enseña sobre la importancia de beber agua. Y es que todas las actividades que realizamos necesitan de este vital líquido. Perdemos hidratación cuando hablamos al salivar, cuando lloramos al lagrimar, también cuando sudamos y en los desechos que naturalmente generamos. 

Una adecuada hidratación nos ayuda a recuperar esos líquidos perdidos y favorece procesos como el digestivo. El agua también nos ayuda a tener un correcto flujo sanguíneo y permite que nuestro cerebro se mantenga activo. Expertos recomiendan beber entre dos y dos litros y medio de agua al día; lo que equivale a ocho y diez vasos promedio. Pero, ¿sabías que tu elección del agua que bebes tiene consecuencias para tu salud y el medio ambiente? 

A diferencia de otros países, en México no es común beber el agua que sale de nuestras tuberías. El sistema que trata y transporta el agua en ocasiones no es adecuado para terminar de purificar bien el líquido. En años recientes diversos grupos han denunciado sobre la presencia de arsénico y fluoruro en diversos pozos de extracción. 

Para el 2018, se conocía la presencia de los elementos antes mencionados en 24 entidades del país. Tan sólo en la Ciudad de México, se calcula que 6 de las 16 delegaciones cuentan con pozos contaminados. El problema es que en el país, sólo 257 potabilizadoras pueden tratar estos componentes, pero sólo 173 están en operación. 

A esto debemos agregar otros elementos que se van añadiendo al líquido durante su camino hasta nuestros hogares. La dureza del agua, es un término que hace referencia a este proceso. Todos estos minerales y componentes pueden no ser perceptibles para el ser humano, pero tienen consecuencias para nosotros y nuestro hogar. Por ejemplo, el exceso de sodio. Esto termina por dañar las tuberías y electrodomésticos y en nuestro cuerpo puede ocasionar retención de líquidos. Componentes como bicarbonato de calcio, hierro o magnesio se hacen presentes también. Además podemos incluir a la lista sulfatos, calcio y iones metálicos. 

El hecho de que el agua de tubería no sea potable en México origina otro problema: el exceso de agua embotellada. Al no tener la seguridad de poder tomar agua de nuestro grifo, nos vemos obligados a consumir agua que en muchas ocasiones se comercializa en envases desechables de plástico. Se estima que tan sólo en el 2021, 335 millones de litros de este líquido fueron envasados para su venta.

Este es un enorme problema, en diversas ocasiones hemos hablado sobre las consecuencias del consumo de plástico de un sólo uso. En el 2020 se estima que cada minuto, el equivalente a un camión lleno de desechos plásticos terminaba en el mar. Y claro, el reciclaje es una opción. Pero debemos recordar que el porcentaje de envases desechables plásticos que se reciclan es mínimo en comparación con los que se siguen fabricando. 

Entonces, ¿cuál es la solución? 

Afortunadamente existen soluciones que nos ayudan a reducir nuestro consumo de agua embotellada y tratar el agua de tubería para nuestro consumo. Bebbia es un servicio de purificación de agua en casa que cuenta con el respaldo de Rotoplas; empresa con 40 años trabajando, investigando y tratando el agua en México. 

Por medio de este conocimiento se desarrollaron cuatro opciones de filtro purificador que se adaptan a las necesidades de tu hogar. Todo inicia con una asesoría en la que por medio de tu código postal; se te recomienda el mejor filtro para tu hogar. Esto gracias a las investigaciones que el grupo tiene sobre la calidad del agua en diversos lugares del país. 

Tres de estas opciones son bajo tarja y una sobre. Empecemos por el Purificador de Carbón Activado con Plata Coloidal. Este cuenta con tecnología Hydro-Pur de Carbón Activado y cuenta con dos etapas de purificación. Después tenemos uno de tres etapas que además alcaliniza. El último bajo tarja incluye cinco etapas de publificación y es por ósmosis inversa. Por último, tenemos un Purificador y Alcalinizador Sobre Tarja, este cuenta con tres etapas de purificación y además un atractivo diseño que complementa el ambiente de tu cocina. 

Sea cual sea la decisión que tomes, recuerda que todas nuestras acciones representan consecuencias para nuestro cuerpo y el medio ambiente. Cuida de tu salud y el medio ambiente eligiendo una manera más responsable de beber agua. 

Para más información visita bebbia.com.