Blog

¿Por qué es sustentable el hemp o cáñamo?

El hemp o cáñamo es una planta que pertenece a la familia de las cannabis, misma familia de la marihuana. Esto ocasionó que en algunos países y durante algunos años, la planta cayera en cierto estigma. Pero la realidad es que el cáñamo posee sólo una mínima cantidad de componentes psicoactivos en comparación con la marihuana, así que es incapaz de causar los mismos efectos. El cáñamo, en pocas palabras, es el primo sobrio de la marihuana.

Esta planta se emplea en el país desde hace algunos años para extraer CBD de manera legal, el cual es popular en las industrias de la salud y la belleza. Pero cuando se usa como textil sustentable, la historia se remonta a más de diez mil años. Un ejemplo de su relevancia la encontramos en el idioma inglés la palabra Canvas -tela que normalmente se destina al uso rudo- tiene su origen en el griego Kannabis; ya que este material era popular para la elaboración de textiles. 

El cáñamo llegó al continente con los europeos, especialmente los ingleses, a la parte norte de América. Ahí se posicionó como un cultivo de suma importancia para el país vecino. Existían leyes locales que exigían su cultivo a agricultores e incluso la Constitución de Estados Unidos fue firmada en papel de cáñamo. Pero, al igual que en otras regiones, con la prohibición de la marihuana el hemp también sufrió. 

¿Porqué es bueno para el Planeta?

1. El cáñamo es un cultivo muy eficiente

Empecemos por hablar de las cualidades del cáñamo como cultivo, y si nos enfocamos en su uso textil, lo ideal es compararlo con el algodón. Para empezar, puede crecer el doble de cáñamo en comparación de algodón por hectárea. Debido a que el cáñamo es un cultivo anual que crece en tan solo cuatro meses después de ser plantado, es un candidato ideal para la rotación de cultivo. Además, regresa a la tierra del 60 al 70% de los nutrientes, regenerando el suelo y dejándolo en un estado óptimo para volver a cultivar. Por si todo esto fuera poco, repele algunas pestes de manera natural, por lo cual no requiere de los mismos tratamientos químicos que otros cultivos.

2. Es una planta que genera cero desperdicios

Cuando se cosecha la planta de hemp se pueden obtener diferentes productos con diferentes beneficios. Se puede utilizar para producir más de 25,000 productos. Absolutamente nada se desperdicia con esta planta. Se considera que sus semillas son una fuente de proteína y vitaminas importante, así que su uso alimenticio podría solucionar algunas problemáticas de la industria y aportar a las dietas vegetarianas y veganas. Del aceite se puede extraer el CBD para tratamientos medicinales, las flores son hojas que se utilizan para fabricar productos de belleza y el tallo para fibra natural.

3. Es una alternativa de textil sustentable

En cuanto a uso textil, las fibras necesitan tratamientos más simples y rápidos para convertirse en hilo. El cultivo de cáñamo consume 50% menos de agua el algodón además de que requiere cuatro veces menos de agua en este proceso de transformación. El resultado es una tela resistente con una textura similar al lino, que está comprobado repele rayos UV y no permite el desarrollo de bacterias. 

4. El hemp es un purificador de aire natural

El cáñamo es un purificador de la naturaleza ya que captura el dióxido de carbono de la atmósfera. Por cada tonelada de cáñamo producida, se eliminan 1,63 toneladas de carbono del aire. Puede también eliminar algunas toxinas dañinas al absorberlas. La planta se utilizó después del desastre nuclear de Chernobyl para eliminar el estroncio y el cesio radiactivos, e incluso se ha considerado para eliminar la radiación de Fukushima.

***

Con la legalización de la marihuana, el hemp o cáñamo regresa posicionándose como un material sustentable. El conocer más de las cualidades y aplicaciones de esta planta, nos permite encontrar nuevas vías sustentables a industrias que lo requieren. 

A %d blogueros les gusta esto: