Blog

¿Qué pasó con el Cempasúchil mexicano?

Conforme se acerca la celebración del Día de Muertos, el sur de la Ciudad de México se empieza a llenar de un color naranja vibrante. El tradicional Cempasúchil ocupa los campos de Xochimilco y se prepara para invadir las calles y altares de diversas ciudades del país. La creencia popular es que el color de esta flor guía a las almas para encontrar sus altares al principio de noviembre. Por eso es tan importante en la tradición. 

Pero el Cempasúchil tiene más beneficios que sólo los rituales. Se popularizó en años recientes como un pigmento popular de alta calidad y se emplea en botánica para tratar enfermedades relacionadas con el sistema digestivo. El problema es que este crecimiento de demanda llevó a nuevos actores a buscar beneficio de su producción. 

La planta de origen mexicano, que por su nombre en náhuatl significa veinte flores por sus pétalos; ahora se produce con mayor intensidad lejos del país que la vio nacer. Sorprende descubrir que China es el principal productor, seguido de India e incluso Perú figura como un importante actor en la categoría. La realidad es que en la década de los años 80, México producía casi un millón de toneladas de esta flor. Pero ahora, no superamos las 100 mil toneladas. 

Pero para lograr que el Cempasúchil creciera en otras regiones del mundo; y acelerar su proceso y su resistencia, se crearon variedades transgénicas. Es popular encontrar ahora la variedad Marigold en mercados e invernaderos. Esta es una especie resultado de la manipulación genética que ha empezado a dominar el mercado, incluso el mexicano. 

Cempasúchil Marigold

La variedad Marigold representa múltiples beneficios para sus agricultores: su crecimiento es rápido, resiste las adversidades del clima y por sus características se puede comercializar de manera más fácil. Esta especie ha desplazado a las variedades locales que suelen crecer más altas y por lo tanto son más susceptibles a las inclemencias del clima. Además, las semillas nativas son más caras y la flor sólo se puede comercializar cortada. 

El principal problema de la variedad Marigold es que por su formación genética no permite su reproducción. Al igual que otras especies transgénicas, representa una amenaza para la diversidad dentro de la especie. La diversidad de variedades en una especie es importante para asegurar una sana evolución y evitar problemas como plagas o enfermedades. 

La producción en Xochimilco

Rosalba del Valle pertenece a la cooperativa Olintlalli en Xochimilco; la cual tiene como misión proteger la zona lacustre de la región y dónde se siembran hortalizas, flores y vegetales. Ella relata que en los terrenos de su familia se siembra la semilla a mediados de julio y se trasplanta la primera o segunda semana de agosto. Estas fechas dependen estrechamente del temporal de lluvias. El cempasúchil se cosecha entre el 29 de octubre y el 02 de noviembre, esto para aprovechar la venta. 

En el caso de Rosalba y su familia, el resto del año las chinampas se emplean para el rescate de prácticas nativas y se cultivan productos que representen alimentos sanos y libres de agroquímicos. Esta es una temporada importante que si se aprovecha bien, puede representar un ingreso seguro. El padre de Rosalba regaló este año semillas nativas para diversos productores, pero la realidad es que no todos tienen acceso a ellas. 

Sí, variedades como la Marigold podrían representar un peligro para la preservación de las semillas criollas del país. Pero la realidad es que los agricultores no cuentan con la infraestructura y apoyo necesarios para sólo depender de flores mexicanas. La flor Marigold representa una menor inversión y mayor oportunidad de venta. 

Colección de Cempasúchil Nanah

Al final se debe buscar la protección de las semillas endémicas pero también de los agricultores locales. Lo ideal sería encontrar alternativas que nos ayuden a asegurar que los productores puedan sembrar variedades locales y comercializarlas. Consciente de esto, Nanah sacó una línea de cuidado personal en sólidos que hace uso de flores de cempasúchil endémicas. Esta colección se complementa con un vídeo donde agricultores del sur de la Ciudad de México hablan de su experiencia y su relación con esta hermosa flor. 

La flor de cempasúchil criolla no sólo representa un importante motor económico para los agricultores; también es un vínculo directo con nuestras tradiciones. Además, la planta que se cultiva de manera orgánica presenta propiedades benéficas para la gastronomía y medicina herbal. Es necesario buscar alternativas que nos ayuden a preservar las variedades mexicanas. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: