Blog

Responsabilidad social en la moda

Compartir:

Una de las partes por las que más se aboga en la industria de la moda son los derechos laborales; y es que precisamente la mano de obra barata ha sido una de las consecuencias más terribles que el capitalismo ha dejado en lo social. Esta parte ha sido bastante descuidada por muchas de las empresas y/o marcas de moda; quienes se han enfocado en las medidas relacionadas a los materiales o le han dado mayor difusión a esas prácticas. Por cualquiera de estos dos casos es algo que se debe mejorar.

La parte social de la sostenibilidad, es uno de los ejes en donde mayores deficiencias o menor transparencia encontramos según los reportes disponibles sobre sostentabilidad de las grandes marcas.

En pocas palabras, la falta de responsabilidad social en toda la cadena de producción de una marca, no únicamente los trabajadores principales; ha sido un gran problema que aun no se puede resolver. Sin embargo, los esfuerzos continúan y la responsabilidad social en la moda camina cada vez más aprisa.

¿Qué es responsabilidad social?

Para definirla y entender de dónde viene este término, vamos a darnos un paseo rápido por las etapas de la sostenibilidad; las cuáles se han enumerado para poder estudiarlas y entender su crecimiento. Según información de Ethical Fashion Space, la Sostenibilidad 1.0 se dio de los años 1970 a 1980. Para este punto la sostenibilidad era sólo un concepto y por lo tanto la economía estaba disociada de lo social. Además de que se veía al consumidor como un simple receptor.

Para los años de 1990 hasta inicios del siglo XXI ya se había pasado a la Sostenibilidad 2.0. En este punto se daba prioridad a la eficiencia de los procesos, al consumidor se le veía como un orientador en la toma de decisiones de una empresa y es aquí donde vemos los inicios de la responsabilidad social en las empresas. Para esta etapa se enfocaron mucho en la filantropía como actividad necesaria para que la sosteniblidad fuera exitosa.

La filantropía “se trata de prácticas que resultan del acto de donar o regalar dinero, bienes (mobiliario, equipos, instrumentos, medicinas, alimentos) o servicios (trabajo voluntario) a personas o grupos organizados de personas con un fin humanitario o altruista” y para nada es lo mismo que responsabilidad social. Sin embargo sí es su primer antecedente conocido para existir.

El problema con la filantropía es que son acciones que se generan a partir del capital individual de alguien (generalmente el dueño de la empresa) y termina siendo una acción que; aunque ayuda en un inicio, perpetúa las mismas dinámicas de abuso que llevaron a que tuviera que existir la filantropía para generar desarrollo en un cierto sector y con esto sólo se resuelven problemas a corto plazo, no a largo plazo.

Los últimos años

Luego pasamos a la sostenibilidad 3.0 del 2010 al 2020 aproximadamente, donde el concepto creció muchísimo y se transformó en acción intensiva. La sostenibilidad 3.0 se caracteriza por priorizar la importancia de la colaboratividad y la interconectividad en la industria. Puso especial atención en los materiales y la resiliencia de las acciones. Además de qué incorporó big data (redes sociales y conectividad electrónica en general) para unir al productor y el consumidor y así accionar juntos.

Así es como las empresas avanzan de hacer filantropía a generar acciones de inversión social (que todavía no es responsabilidad social pero ya casi llegamos, lo prometo, jiji) donde el foco se centra en “canalizar recursos de la misma empresa hacia su entorno externo o la comunidad sobre la que se asienta o a la que influye con el propósito de obtener un doble beneficio: para la propia comunidad a la que van dirigidos esos recursos y para la empresa.”

Esto ya suena mucho mejor, y en la actualidad muchísimas empresas crean campañas a partir de la inversión social, como cuando una empresa de pinturas regala material a diferentes artistas locales para intervenir zonas de una ciudad. Pero la sostenibilidad mejora en sus procesos todos los días y pronto nos dimos cuenta de que algo mejor se podía hacer por el desarrollo.

Así es como llegamos a la etapa 4.0 de la sostenibilidad, que “es multifactorial y se deben considerar todos los aspectos directos y derivados” de ella para así generar dinámicas asertivas en la industria. Actualmente atravesamos por esta etapa de la sostenibilidad y es en ella donde la responsabilidad social encuentra su plenitud.

Ahora sí: la responsabilidad no son sólo acciones que ayuden a mejorar tu entorno, tienen que hacerlo crecer, desarrollarlo. “Responden a la estrategia de involucrar a la empresa en un proceso en el que se beneficia no sólo la reputación de la empresa o la sociedad en la que actúa sino también los trabajadores, el medio ambiente, la comunidad misma y los inversionistas” O sea contempla todo.

Igualdad

Por ejemplo, se acaba de lanzar una marca de moda llamada Igualdad. En ella, desde su creación empresarial se tomó en cuenta de qué forma iban a lograr que sus trabajadores, en todos los escalones de la marca; se vieran beneficiados y aumentaran la calidad de vida a partir de que empezaran a trabajar con ellxs. Además, otro pilar de la compañía es producir a través de cadenas de producción supervisadas por ellos para generar prendas básicas que le puedan servir a una gran parte de la población.

Para rematar un porcentaje de las ganancias ya está destinado y contemplado para mejorar su entorno de forma continua (no sólo como una campaña). El 20% de sus ganancias de la marca serán invertidos en talleres de inserción laboral para mujeres en búsqueda de empleo y autoempleo; y para pagar días de refugio a mujeres en situación de violencia.

***

Ahora, no es necesario que si iniciaste una marca o proyecto y no contemplaste la responsabilidad social desde un inicio ya no puedas hacerlo después. Al contrario, existen profesionales con herramientas en gestión empresarial (coff coff, como EFS, coff, coff); que seguro te dicen por dónde empezar a unirte a la sosteniblidad 4.0.

¿Conoces otras marcas que apliquen responsabilidad social? ¿Qué más te gustaría ver en una marca socialmente responsable? Platícame tus comentarios o dudas a través de Luvit o directamente en mi perfil, nosotros felices de platicar más sobre el tema (:

Forma parte de
nuestra comunidad
Suscríbete a nuestro newsletter para seguir aprendiendo cómo ser un ambientalista día a día.
Siempre respetamos tu privacidad.