Blog

Retos sobre el trabajo artesanal ¿se puede eliminar la apropiación cultural indebida?

Compartir:

Imagina que tienes tu marca de moda o de diseño y se te hace fácil tomar “prestadas” algunas iconografías de algún pueblo originario en México. Imagina que lo retomas en tus diseños y lo presentas como tuyo, como algo que te pertenece. Te defiendes diciendo que eres mexicano o que algún familiar lejano era de esa comunidad muy a pesar que tu contexto y tu desarrollo personal se realiza en un contexto totalmente distinto que al de esa comunidad. 

Este ejemplo es tan solo es una de las diversas malas prácticas que suceden dentro del sector artesanal textil. Desafortunadamente ocurren tan habitualmente que muchas veces pasa desapercibido o peor, son celebradas e incluso reconocidas en las distintas industrias creativas, poniendo en desventaja el trabajo artesanal y sobre todo el valor cultural de las comunidades originarias. 

Ahora, imaginen tener una marca de textiles y empezar a estampar diseños con iconografías originarias sin darles créditos a los habitantes de esas comunidades. ¿Qué pensarías tú como artesanx, en ver el trabajo textil de tus abuelxs impreso sin ni siquiera tomar en cuenta el bordado a mano o la historia de las figuras representadas en la tela? 

Sin lugar a dudas, estas prácticas exponen vacíos jurídicos, mismos que aunque intentan ser llenados con la reciente aprobación de la Ley de Salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial de los pueblos y comunidades, aún no resuelven completamente el problema: la falta de interés por la colaboración y sobre todo la invisibilización de los pueblos ante estos casos. 

Tal como lo menciona Chantal Torres en su texto para The Verge: La prohibición de la apropiación cultural indebida ha tenido un comienzo complicado, esta ley “ha sido criticada por las disposiciones amplias y vagas de la ley, así como el hecho de que no se especifica cómo se distribuirá la compensación por el plagio o robo”. 

La ley garantiza a las comunidades indígenas y afromexicanas la autoridad para otorgar licencias y que las grandes compañías pueda utilizar sus diseños. Sin embargo, The vergue enfatiza que esto no garantiza la claridad sobre quién o quiénes recibirán el pago por hacerlo. Esto sugiere que el conocimiento tradicional, en lugar de ser colectivo, será manejado y distribuido por unos cuantos, pero ¿quiénes son esos cuántos? ¿las autoridades? ¿Las autoridades de las comunidades? ¿Lxs artesanxs? ¿cualquier persona que se autodenomine indígena incluso si no vive en el contexto de la comunidad? ¿quién? 

La activación de la famosa Ley de la senadora Susana Harp es una excelente oportunidad no solo para el sector, sino para el Estado en reconocer la autonomía de los pueblos y trabajar de manera ética, justa y respetuosa con el conocimiento transmitido muchas veces de generación en generación. La esperanza está puesta: ¿será que este turbulento inicio de la ley signifique un punto de partida para el cambio a mediano plazo y su mejoramiento judicial? Eso está por verse. 

¿Cómo lograr colaboraciones éticas?

Lejos de incentivar la sensibilización, la información y sobre todo la colaboración desde planos horizontales, éticos y justos, lo que hoy vemos en el sector artesanal textil es la buracrización, que posiblemente obstaculice y perjudique aún más a lxs artesanxs. 

Desde las organizaciones civiles se ha planteado un gran esfuerzo por encontrar un punto medio y lograr iniciativas de sensibilización, información y sobre todo de trabajo desde el origen. Uno de estos ejemplos es NGOimpacto, una ONG que busca el reconocimiento del trabajo artesanal y sobre todo que trabaja de manera ética con las comunidades de Los Altos de Chiapas. 

Esta ONG en un esfuerzo por incentivar el diálogo y la sensibilización para contrarrestar el creciente número de plagios por parte de marcas extranjeras y mexicanas, construyó de manera colectiva el Decálogo Saber Artesanal Textil, el cual busca ofrecer una herramienta evaluativa para saber qué tan sana es la colaboración con artesanxs desde distintos enfoques como el comercial, el de las políticas públicas e inclusive desde el sector de consumidorxs. 

Este decálogo es tan solo una muestra pequeña sobre los distintos esfuerzos que se hacen para apoyar y sobre todo para revalorizar el trabajo artesanal. Cabe destacar que en el decálogo hubo participación de mujeres artesanas, las cuales resignificaron el valor artesanal y permiten mirar la artesanía como una forma de alcanzar la vida digna y sobre todo el bienestar colectivo, lo que ellas llaman el Lekil Kuxlejal. 

Otra de las alternativas que posee NGOimpacto es Viernes Tradicional, un movimiento en redes sociales que visibiliza, sensibiliza y difunde conocimiento sobre el uso respetuoso e informado de los textiles tradicionales y contemporáneos. A su vez, funciona como plataforma para la valorización del trabajo de artesanxs mexicanxs. 

Este movimiento no solo difunde el trabajo y el conocimiento con vinculaciones horizontales con artesanas quienes realizan en conjunto con el equipo infografías como anatomías textiles, sino que denuncian casos de apropiación cultural. 

“La denuncia de los casos de apropiación cultural indebida son puntos de partida primordiales para la visibilización de las malas prácticas y para que posteriormente las instituciones realicen las acciones necesarias para impedir este abuso por las marcas” comenta Emiliano Villalba, coordinador del movimiento, “tal vez no podamos eliminar de tajo la apropiación cultural indebida, pero sí podemos informar, contextualizar y sensibilizar para que sean lxs mismxs usuarixs y artesanxs quienes puedan identificar las malas prácticas y así evitarlas, la desaceleración de la apropiación cultural indebida sí es posible” concluye. 

Aunque el camino está trazado, el camino es aún difícil no obstante, hoy existen personas que están dispuestas a poner su granito de arena para que las malas prácticas se reduzcan y así generar un cambio de perspectiva hacia el trabajo artesanal.

Nota por David Ruiz

Forma parte de
nuestra comunidad
Suscríbete a nuestro newsletter para seguir aprendiendo cómo ser un ambientalista día a día.
Siempre respetamos tu privacidad.