Blog

Tierra solo hay una. ¡Honrémosla en su Día!

Mi muy amada Tierra:

Te deseo que hoy en tu día, el Día de la Tierra; lo pases muy querida y muy festejada por todos y cada uno de tus más de 7 mil millones de huéspedes humanos y los millones de animalitos que has transportado por siglos y siempre se han portado bien.

A nombre de los humanos de hoy y de los de antes, me veo obligado a ofrecerte disculpas. Porque todavía muchos no entendemos que nuestra existencia depende de tus recursos y tus recursos tienen límite.

Vivimos de prestado. Tu fabulosa e increíble naturaleza, sólo nos provee de determinada cantidad de bienes al año y cada año; rebasamos ese límite más temprano que el año anterior.

Desde Greenpeace hemos dedicado este festejo del 22 de Abril, Día de la Tierra, a la idea de que debemos regenerarte. Por eso, para ayudarte a sanar, lo primero que debemos hacer es estar conscientes de que y todas y todos podemos hacer algo; por pequeño que parezca.

Una de las grandes claves para regenerarte y devolverte todo eso que nos has dado sin pedir nada a cambio (incluyendo nuestra existencia misma) es pensar global y actuar local; para provocar el cambio necesario para revertir los males que te hemos hecho.

Querida Tierra: 

Le propongo a todas y todos que pensemos global, porque eres un único planeta del que dependemos y aunque eres tan grande que lo que pasa en un extremo parece indiferente a quienes vivimos en el otro extremo, en realidad no es así. 

Todo está mágica, bellamente interconectado en un delicado equilibrio perfecto. Por eso hay que pensar global.

Y actuar local significa hagamos cada quien lo que nos corresponde, lo que podemos, está en nuestras manos, como consumir lo que se produce cerca de donde vivimos, para disminuir la huella de carbono de nuestro consumo; preferir los productos a granel; decir “¡NO!” a los envases de plástico o de unicel de un solo uso. 

Ir a la cafetería de la esquina donde se sirve café cosechado por nuestros campesinos y servido en tazas de cerámica hechas aquí, en lugar de ir a la cadena extranjera que sirve café industrializado (malísimo, por cierto) en vasos desechables, pero que se supone nos dan “caché”.

Aunque también debemos reconocer que no podemos hacerlo solos. Sí es verdad que nuestros hábitos moldean de a poco nuestra realidad. Pero los actores principales causantes de este caos en el que te hemos sumido, tienen también un papel qué jugar.

Hablo de los fabricantes y los gobiernos, quienes deben tomar medidas drásticas y ambiciosas. Tenemos que impulsar entre todos cambios a los sistemas de producción y consumo, donde las grandes compañías se hagan cargo de su deber y los gobiernos de todos los niveles, también.

La actual forma de crear riqueza a costa de la naturaleza tiene un precio muy alto, que ellos no están dispuestos a pagar, pero debemos hacerlos responsables de los “pasivos ambientales” que han creado.

Estamos en medio de una grave crisis climática y eso es un síntoma de que tú, querida Tierra, has enfermado por causa nuestra. Por eso, desde Greenpeace, llamamos a todos los seres humanos a unirnos y actuar juntos, desde nuestra vida cotidiana, haciendo ver a empresarios y gobiernos que no podemos seguir con la sobre explotación sin sentido.

Tierra solo hay una: ¿qué vamos a hacer cuando ya no tengamos más que recursos que tomar de ella?

Por el contrario, es hora de cambiar las cosas y cuidar a este maravilloso planeta que nos tocó habitar. Hoy, en tu Día, querida Tierra, te ofrecemos nuestro cariño y nuestro esfuerzo para ayudarte a sanar, que en ello, nos va la vida.


LAS IDEAS EXPRESADAS EN ESTE ARTÍCULO SON FRUTO DE LA LABOR DE JUAN CARLOS VILLARRUELCOORDINADOR DE MEDIOS EN GREENPEACE MÉXICO.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: