Blog

Vibra de diciembre: introspección 2020

Es difícil asimilar que ya estamos en el último mes del 2020. Los últimos días de un año que ha sido de los más retadores, cambiantes e inesperados. Para mí, diciembre es un mes muy especial porque marca el primer aniversario de una nueva era donde Luv.it se transformó en una revista digital. Un año de transformaciones de 180 grados. De crear un equipo nuevo, una visión firme y un trabajo que accionó mi pasión por el medio ambiente.

Hace 12 meses, empecé a escribir el artículo de Vibra del Mes con la frase:

Empezamos el año con el anhelo de deshacernos de hábitos contaminantes, tóxicos, y destructivos para abrirle paso a cambios de vida permanentes y positivos. Abrimos el 2020 con el deseo de querer ser un ejemplo positivo y lograr finalmente tener rituales sostenibles que hagan la diferencia en nuestro mundo.

Aunque mi visión para este 2020 era completamente diferente, diciembre me invita a hacer retrospectiva. Agradezco cada reto que se presentó porque eso fue lo que nos hizo crecer como individuos, equipo y comunidad. Cada mes el amor al Planeta y a las personas que tenemos en Luv.it se materializó en colaboraciones increíbles, en interacciones genuinas con cada uno de ustedes y en descubrimientos que nos ayudaron a aprender cada vez más sobre la sostenibilidad. Ese último punto es de las cosas más mágicas de este primer año. Él abrir la mente y las puertas a aprender junto con toda la comunidad Luv.it.

Hubo muchas veces que me ganó el síndrome del impostor por sentir que no sé lo suficiente, o que todavía tengo DEMASIADO que entender. Pero justamente eso es lo que tanto amé de este 2020. Lo que a veces más me preocupaba y me causaba eco-ansiedad, fue lo que me empujó a aprender algo nuevo cada día y compartirlo en la revista.

Les comparto esta reflexión personal porque creo que es algo que nos puede pasar a todos en el camino de una vida más sostenible. Es normal sentir este peso cuándo empiezas a explorar este mundo de problemáticas. Sentir que hay tanto por hacer, tanto por compartir, tanto por solucionar; y no percibirnos capaces de hacer un cambio. Te invito a ver cómo has crecido estos 11 meses. Todo lo nuevo que has aprendido. Cada experimento fallido y perfeccionado. Las personas que conociste. Los amigos que has hecho en esta ruta imperfecta. Date crédito por estar abierto a reflexionar y querer mejorar. Recuerda que toda acción es mejor que seguir viviendo con una venda en los ojos.

Lo hiciste excelente, y el próximo año lo vas a hacer aún mejor.

Gracias por leernos, por creer en nosotros y por empujarnos a siempre explorar más.
Muchas gracias a cada uno de nuestros colaboradores por compartir un pedacito de sí y abrirnos las puertas a su mundo.
Gracias a mi nuevo e increíble equipo por demostrar que ni una pandemia global los detiene de dar su 100% en lo que hacen.
¡Gracias, gracias, gracias!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: